Comentario de la IATA sobre los estudios relativos a la transmisión a bordo del COVID-19

0
Man wearing face mask inside airplane during flight. Themes new normal, coronavirus and personal protection.

IATA, Genève.- Somos conscientes de los incidentes específicos en los vuelos estudiados (Londres a Hanoi y un Boston a Hong Kong), así como de otros vuelos en los que potencialmente se ha producido una transmisión secundaria a bordo del vuelo. La IATA hace referencia a los incidentes de transmisión a bordo en su documento “Medical Evidence for Possible Strategies” para ayudar a la industria en sus esfuerzos por mantener un vuelo seguro.

Ha habido millones de vuelos desde el comienzo del brote de COVID-19. Y hay muy pocos incidentes reportados en los que se sospeche una transmisión a bordo. Creemos que los datos nos dicen que el riesgo de transmisión a bordo del virus es bajo en comparación con otros ambientes públicos interiores, como trenes, autobuses, restaurantes y lugares de trabajo. Hay ejemplos publicados que indican un riesgo mucho mayor en estos entornos. Los aviones se benefician de tasas de intercambio de aire muy altas y de filtros HEPA que filtran más del 99,99% de todas las partículas, incluidos los virus.

Además, los dos vuelos estudiados tuvieron lugar en marzo y han ocurrido muchas cosas desde entonces. Lo más notable es que las mascarillas y los cubrimientos de la cara son ahora una práctica común durante los vuelos y otros ambientes donde el distanciamiento social no es posible. Y en junio, se acordaron las directrices de la OACI para el “Take Off” de las operaciones seguras durante la crisis de COVID-19, que están siendo aplicadas por los gobiernos.

Aunque el riesgo de transmisión en una aeronave es bajo, los pasajeros pueden tomar precauciones adicionales para reducir aún más el riesgo. El seguimiento de la orientación de llevar una máscara o un cubrecaras proporciona una protección significativa a todos los que se encuentran a bordo. También se alienta a los pasajeros a que practiquen una buena higiene de las manos: lavarse las manos regularmente con jabón o con un desinfectante de manos a base de alcohol, y evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca, especialmente después del contacto con superficies que se tocan comúnmente.  

Seguimos manteniendo una mente abierta y vigilando de cerca los datos y la literatura médica que van surgiendo.

Deja un comentario