21.5 C
Madrid
mayo, jueves 23, 2024

La justicia mallorquina declara abusiva la práctica de Ryanair de exigir billete impreso

El que los empleados tuvieran que imprimir el billete de embarque le supuso a la familia un extra de 56 euros por persona

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviación Digital, Sp. – El Juzgado de lo Mercantil de Palma ha emitido una sentencia que declara como abusiva la práctica de Ryanair en la que obliga a los pasajeros a llevar el billete de avión impreso para embarcar. La sentencia viene a propósito de una denuncia interpuesta contra la aerolínea por un padre de familia, quien tuvo que pagar un extra económico para que ellos mismos imprimieran el billete y poder pasar al avión.

Como cuenta el Diario de Mallorca, el viajero reservó cuatro billetes para un viaje familiar desde el aeropuerto de Barcelona a Mallorca. Cuando llegó al mostrador de embarque, no los tenía impresos, a raíz de lo que el personal le informó que la aerolínea cobraba una tarifa adicional por imprimir el documento de vuelo. Como resultado, el cliente tuvo que pagar un total de 226 euros, a un costo de 56 euros por cada pasajero.

La magistrada recurrió a la interpretación de la legislación europea de protección al consumidor para abordar este caso. Se destacó que el consumidor suele encontrarse en una posición de desventaja frente a la compañía con la que contrata y se ve forzado a aceptar las condiciones establecidas por la empresa antes de formalizar el contrato. En el contrato de Ryanair, por ejemplo, se incluye una cláusula que establece la obligación de que el pasajero imprima el billete, bajo pena de una tarifa adicional. Esto representa una obligación unilateral que el pasajero no puede negociar y equivale a una indemnización en caso de incumplimiento.

La jueza señala que la compañía no ha demostrado el perjuicio concreto que sufre al imprimir una tarjeta de embarque de un pasajero que no la presenta en el mostrador, en términos económicos, de tiempo o de personal. Además, no proporciona detalles sobre el ahorro en costos empresariales que representa que el pasajero imprima los billetes antes del viaje.

Asimismo, se cuestiona el elevado costo que Ryanair cobra por este servicio, en relación con el precio del boleto de avión. En este caso particular, el billete tenía un costo de 80 euros, pero el pasajero tuvo que pagar 56 euros adicionales si quería abordar el avión y llegar a su destino.

Finalmente, aunque el denunciante reclamó el dinero tanto de él como de sus tres acompañantes, la jueza dictaminó que solo se reembolsara el dinero al padre de familia, quien fue quien interpuso la denuncia. La sentencia explica que, aunque una única persona realice la reserva y compra de pasajes, «hay tantos contratos de transporte como pasajeros». Por ende, el padre solo tiene la autoridad para reclamar su propio billete y no los de su familia.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

3 COMENTARIOS

  1. Todo bien hasta que dictaminó que solo el padre tenía derecho al reembolso. Si el padre es el que gestionó todos los billetes, es quién debe ser considerado el que suscribe todos los contratos, y representante de todos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos