Los F-18 del Ejército del Aire, rumbo al Ártico noruego con la OTAN

AM para Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- Seis aviones de combate F-18 «Hornet» del Ejército del Aire despegaron anteayer de la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) con el objetivo de participar en el ejercicio de la OTAN «Trident Juncture 18», el mayor que celebra la Alianza Atlántica desde hace 20 años.

Tras un trayecto de cuatro horas y media, y repostaje en vuelo sobre Alemania con un A-310 de la Luftwaffe, los seis cazas españoles aterrizarán en la base noruega de Bodo, al norte del del Círculo Polar Ártico.

España participa en estas maniobras con efectivos del Ejército de Tierra, de la Armada Española y del Ejército del Aire. En total serán unos 2.000 militares desplazados a Noruega. Las maniobras comenzarán el 25 de octubre y concluirá el 8 de noviembre.

Junto a los cazas F-18, se desplazarán unos 90 efectivos (entre ellos 18 pilotos, 63 de personal de mantenimiento y el resto de cartografía, Inteligencia…). Además, un avión de transporte A400M del Ala 31 (Zaragoza) despegó de Torrejón para transportar al grueso del contingente así como diferente material.

Uno de los pilotos de F-18 que se desplaza a Noruega es el capitán Emiliano Delgado Hurtado, quien destaca la «característica multinacional de un ejercicio con más de 31 países,  con misiones coordinadas, con gran número de aviones  y con un entrenamiento previo específico». En definitiva, ambiente OTAN y con un transcurso de las operaciones que abarca el cielo noruego, sueco o finlandés.

El frío, se esperan temperaturas máximas de 0º-3ºC y hasta -5ºC de mínima será uno de los principales condicionantes, sobre todo para el contingente que pone a punto las aeronaves que deberán volar. Además la sensación térmica puede hacer disminuir la temperatura en otros 15 grados dada la humedad y los vientos existentes.

El brigada Eduardo López Cantalejo, del equipo de mantenimiento que se desplaza, explica que ya hay experiencias en Noruega con los F-18 pero no con las temperaturas extremas que se esperan. «A las aeronaves el frío les puede afectar. Los F-18 estarán siempre en unos hangares especiales hasta que se disponga su vuelo. Si nieva puede ser otro factor adverso, sobre todo, a la hora de coordinar desplazamientos y mantenimiento», explica el brigada López Cantalejo.

Sobre la posibilidad de tener algún problema con una aeronave de Rusia o volar cerca de la frontera rusa, el capitán Delgado Hurtado explica que «las zonas están muy limitadas, con un escenario ficticio sobre agua y sobre tierra».

«El Trident Juncture es un ejercicio de alta visibilidad puramente defensivo, prueba de solidaridad entre los aliados y ejemplo de defensa colectiva  considerada piedra angular de la Alianza Atlántica. Los ejercicios OTAN son un elemento importante de la disposición de la Alianza y de la continua adaptación a los desafíos de la nueva seguridad», informan fuentes del Ejército del Aire.

 

 

Deja un comentario