Los “PPtriotas” favorecen con descaro adjudicaciones en AENA privatizada

Aviaciondigit@l

1

Madrid, SP.- Ana Pastor también ha dejado su legado en Fomento. Un legado en el que el “totumrevolutum” en AENA no ha dejado ver claramente el bosque enmarañado de más de 14.000 millones de déficit-ella misma dijo al acceder a la cartera que “”AENA estaba en quiebra””, y de pedir responsabilidades ante semejante dispendio de lo público al euroaforado y bachiller José Blanco, su antecesor, nada de nada…

Y eso que su fichaje estrella fue el de la archiconocida Secretaria General de Transportes, que entre otros cargos, además de su “destacado” papel en torno al cierre patronal del 3D2010, como directora de Navegación Aérea, en su curriculum aparecen algunas líneas relacionadas con la Oficina Económica de Navegación Aérea, con lo que si hubiera habido voluntad, muy probablemente dada su experiencia podrían haber descifrado el “códice” del aeropuertazo en España durante los últimos años, y ese inexplicado déficit mil millonario.

Cada vez que reiteradamente se habla de “aeropuertos fantasmas”, “sube el pan”, es decir resulta menos explicable que sucedió en los años de ladrillo a fuego en AENA (León, Burgos, etc…) o la más inexplicable aún desviación presupuestaria de la ampliación de Madrid-Barajas, que se cuenta por miles de millones de euros.

Esta falta de transparencia hace suponer que, tiempo al tiempo, el escándalo de la corrupción y la malversación podrían explicar buena parte de la mágica cifra de los 14.000 millones de déficit. Contra más tarde, en el caso de confirmarse, se de una transparente y precisa explicación a lo sucedido, más lejos estará Ana Pastor de verse salpicada por algo que a todas luces acabará estallando tarde o temprano. Aquí los “NeoIbex” chicos de Ciudadanos quizás podrían estar haciendo algo en la negociación para apoyar la investidura de Rajoy. En el paquete de medidas de regeneración, quizás podrían hacer, si hay voluntad de verdad de “limpiar” España, hacer un esfuerzo práctico por explicarle al contribuyente para su tranquilas, como los fantasmagóricos aeropuertos en pequeñas y medias ciudades españolas, se debieron más a la megalomanía política, poco práctica, que a una mentalidad de otro tipo de índole lucrativa.

PRIVATIZA QUE ALGO QUEDA

Siendo malpensados, tratándose de licitaciones públicas en España, como premisa se debe ser así visto lo visto, podemos rápidamente llegar a la conclusión opinativa, claro, que el objetivo final del culebrón de los 14.000 kilos del vellón de AENA, podría ser llegar a la conclusión de que había que privatizar este Ente Público, aunque fuera, o precisamente porque lo fuera, por un puñado de euros.

Claro que además de dotar la privatización de suculentos dividendos para los accionistas-algo que la Bolsa se ha encargado de poner de manifiesto desde el 11 de febrero de 2015-.

Pues bien en ese contexto ayer volvía a saltar la noticia de la paralización de licitaciones en Fomento en obra pública, con la “gloriosa excepción” de AENA, donde evidentemente se han multiplicado dichas licitaciones no vaya a ser que la exultante lista de accionistas del 49% decidan huir en desbandada, al no sentir que el contribuyente español les arropa hasta el extremo. Aquello de socializar pérdidas y repartir beneficios a ese 49% privatizado. Aunque los impuestos se liquiden en vaya Vd. a saber dónde.

 

1 Comentario

  1. La orgía inversora de los 14.000 millones se disparó aceleradamente los gobiernos del PP (Sr. Álvarez cascos), el Sr. Blanco siguió la estela, por otra parte en su mayor parte ya contratada. Pero la deuda, aunque fuera enorme, no era todavía una quiebra. Bastó una sujeción de costes – despido de más de mil personas y no seguir con nuevas y entonces ya innecesarias obras – así como un aumento de tráfico (cuyas causas fueron ajenas al buen hacer de la dirección) para que los resultados mejorasen. Esta parte de la historia de Aena todavía no se ha contado con orden y concierto.

Deja un comentario