spot_img
4.7 C
Madrid
noviembre, sábado 27, 2021

Pasajeros Disruptivos: el alcohol detrás de la mayor parte de los incidentes a bordo

¿Se esta convirtiendo el trabajo de los TCP's en una profesión de riesgo?

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviaciondigital, Sp.- La Administración Federal de Aviación (FAA) del Departamento de Transporte de los Estados Unidos propone 161.823 dólares en sanciones civiles contra ocho pasajeros de aerolíneas por un supuesto comportamiento indisciplinado relacionado con el alcohol. Desde el 1 de enero de 2021, la FAA ha recibido casi 300 informes de disturbios de pasajeros debido al alcohol y la intoxicación.

La ley federal prohíbe a los pasajeros consumir alcohol a bordo de un vuelo que no sea servido por un auxiliar de vuelo. En agosto, el administrador de la FAA envió una carta a los aeropuertos solicitando que trabajen para evitar que los pasajeros lleven vasos de alcohol «para llevar» a bordo del avión.

El índice de incidentes con pasajeros indisciplinados en vuelos comerciales ha descendido considerablemente desde que la FAA lanzó su campaña «Tolerancia cero», pero el índice sigue siendo demasiado alto.

La FAA, en un ejercicio encomiable de transparencia ha detallado estos incidentes en su web, en el apartado sobre pasajeros indisciplinados.

Incidentes sujetos a sanción

Uu pasajero bebió su propio alcohol durante el vuelo, y continuó haciéndolo después de que un asistente de vuelo le dijera que estaba prohibido. A continuación, el pasajero agredió sexualmente a la azafata. Mientras el vuelo descendía hacia San Diego, el pasajero entró en el lavabo y fumó marihuana. La tripulación del vuelo pidió a las fuerzas del orden que se reunieran con el avión en la puerta de llegada. La policía detuvo al pasajero por resistencia a la autoridad y por intoxicación en público.

Otro pasajero se quitó repetidamente la mascarilla después de que los miembros de la tripulación le dijeran varias veces que se la dejara puesta. Insultó repetidamente a otros pasajeros y los acusó de robar su propiedad. Después de que los miembros de la tripulación le pidieran varias veces que se calmara, gritó a uno de ellos: «Esto es América. Esto es libertad de expresión. ¿Qué es lo que no entiendes?». El pasajero fue reubicado en la última fila y un miembro de la tripulación se sentó a su lado porque se había convertido en un riesgo para la seguridad. Parecía estar intoxicado y admitió que había estado bebiendo en el aeropuerto antes del vuelo. A continuación, saltó de su asiento, se situó muy cerca de un miembro de la tripulación como si fuera a arremeter contra ella, le apuntó con el dedo a la cara y le gritó: «¡Tú!». La tripulación del vuelo decidió que era necesario, por razones de seguridad, desviarse a Atlanta, y pidió que las fuerzas del orden se reunieran con el avión en la puerta de embarque.

Un pasajero bebió alcohol que la aerolínea no le sirvió, lo que va en contra de la normativa federal. La FAA alega además que el pasajero orinó en el suelo del lavabo, abusó verbalmente de la tripulación de vuelo y se negó a seguir las instrucciones de la tripulación de llevar una mascarilla.

Una pasajera se le dijo en dos ocasiones que no podía beber sus propias mini botellas de alcohol en el vuelo. Cuando la auxiliar de vuelo se acercó a ella la segunda vez, se terminó la botella delante de la auxiliar de vuelo, que habló con ella sobre las normas relativas al alcohol. En respuesta, la pasajera se bajó la máscara, se acercó mucho a la cara de la azafata, le exigió su nombre y su número de empleado y empezó a grabarla. El vuelo se desvió a Las Vegas y la tripulación pidió a las fuerzas del orden que se reunieran con el pasajero en la puerta de embarque.

Un pasajero se negó a ponerse la mascarilla varias veces al principio del vuelo, incluso durante el tiempo que estuvo dormido. Cuando se despertó, un auxiliar de vuelo le pidió que se pusiera la mascarilla y le preguntó si quería una bebida o un sándwich. Él respondió que quería que le devolvieran el dinero del vuelo porque le habían saltado el servicio de comida y bebida. La azafata le dijo que no podían ofrecerle un reembolso y que no le habían ofrecido el servicio inicialmente porque estaba durmiendo. Rechazó el servicio y se negó a ponerse la mascarilla. Una segunda azafata le trajo una nueva máscara y, tras varios intentos de servirle, pidió una bebida alcohólica. El auxiliar de vuelo preparó y entregó la bebida. Cuando se terminó la bebida, un auxiliar de vuelo le recordó que debía llevar la mascarilla entre sorbos y después de beber. Él argumentó que estaba bebiendo y se llevó el vaso vacío a los labios. Siguió mostrándose combativo durante el vuelo y pidió otra bebida alcohólica. Le sirvieron otra bebida, pero la tiró al suelo y la pisoteó mientras la azafata servía a otros pasajeros. Se acercó a los auxiliares de vuelo para pedir una tercera bebida alcohólica cuando un pasajero cercano le dijo que ya había bebido bastante y que se estaba pasando de la raya. El pasajero comenzó a gritar improperios a los demás pasajeros y a la tripulación. Un auxiliar de vuelo calmó la situación y se pidió a las fuerzas del orden que se reunieran con el pasajero en la puerta de llegada. El pasajero siguió sin llevar la máscara correctamente durante el resto del vuelo.

En otro vuelo los TCP’s tuvieron que pedir al pasajero en múltiples ocasiones que se pusiera la mascarilla correctamente sobre la boca y la nariz. Durante la parada en Nashville, consumió su propio alcohol a bordo del avión tras mezclarlo con un refresco. Un auxiliar de vuelo le dijo que eso estaba prohibido y le confiscó la bebida. Después de que un agente de operaciones de Southwest Airlines subiera al avión y le dijera que no consumiera su propio alcohol y que se pusiera la mascarilla, aceptó. Sin embargo, durante el vuelo de Nashville a Fort Lauderdale, fue al lavabo, mezcló su propio alcohol con un refresco y tiró la botella de licor vacía al retrete. Cuando los auxiliares de vuelo intentaron confiscar la bebida, la consumió rápidamente. La tripulación se puso en contacto con las fuerzas del orden y la seguridad de la puerta de embarque de Fort Lauderdale, y el pasajero fue escoltado fuera del avión. Posteriormente, los auxiliares de vuelo encontraron varias minibotellas de alcohol vacías que le pertenecían.

En otro vuelo los auxiliares de vuelo le dijeron al pasajero que no había bebidas alcohólicas ni aperitivos disponibles, éste les gritó improperios. Siguió gritando y profiriendo insultos después de que un auxiliar de vuelo le llevara a ver el carrito de bebidas para comprobar que no había alcohol ni aperitivos disponibles. El pasajero también se bajó repetidamente la mascarilla durante todo el vuelo. Un auxiliar de vuelo se puso en contacto con el capitán para solicitar que un representante de atención al cliente se reuniera con el pasajero en la puerta de llegada. A continuación, el pasajero interfirió con la azafata haciéndole fotos y vídeos. El capitán y el primer oficial se pusieron en contacto por segunda vez para solicitar que las fuerzas del orden se reunieran con el pasajero en la puerta de embarque.

Durante el servicio de bebidas a bordo, el pasajero y otras tres personas pidieron cada uno una mezcla de Bloody Mary y hielo. A continuación, el pasajero sacó una botella de vodka de su bolso de mano. A pesar de la advertencia de un miembro de la tripulación de que no podía beber su propio alcohol, pasó la botella a los otros tres pasajeros. Un miembro de la tripulación le vio consumiendo su propio alcohol, le informó de nuevo de la prohibición y le pidió que le entregara la botella. El pasajero entregó una botella vacía y otra medio llena, y le dijo al miembro de la tripulación que «me besara el culo y se fuera». A continuación, el pasajero se volvió ruidoso, discutidor y grosero. Cuando un miembro de la tripulación le entregó un aviso que advertía de que su comportamiento infringía la normativa de la FAA, lo arrugó, lo tiró, llamó a la tripulante con un nombre vulgar y le dio un tirón de orejas cuando pasó junto a su asiento.

Las multas forman parte de la campaña de Tolerancia Cero de la agencia contra el comportamiento indisciplinado de los pasajeros. En septiembre, la FAA se reunió con los aeropuertos, las compañías aéreas, los sindicatos y los socios del sector para debatir qué esfuerzos adicionales pueden realizar la FAA y las partes interesadas de la aviación para evitar incidentes con pasajeros indisciplinados.

La FAA puso en marcha una campaña de concienciación pública para que los pasajeros de las aerolíneas, los auxiliares de vuelo, los pilotos y los viajeros se comprometan con esta cuestión. Entre los elementos de la campaña para desalentar el comportamiento indisciplinado se encuentran el anuncio de servicio público de la FAA «Kids Talk» y otros contenidos en sus plataformas de medios sociales.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies