Pimentel defiende que el laudo “no da mano libre” a AENA

0

Foto de la NoticiaEl ex-ministro Manuel Pimentel, árbitro del II Convenio Colectivo de los controladores de AENA, ha defendido que el laudo "no da mano libre" al ente, ya que obliga a este a moverse en unos márgenes "bien definidos" dentro de un escenario de normalidad y ha recordado a los controladores que el dictamen es "de obligado cumplimiento para ambas partes".

En una entrevista concedida a 'Cinco Días', Pimentel ha explicado que las excepcionalidades que se contemplan en el laudo "son las mínimas" que se deben dejar a una empresa para que aplique aquellos criterios que tienen que estar sujetos a su libre decisión.

"En situaciones excepcionales, lógicamente cualquier empresa tiene que tener una mínima flexibilidad y la cautela que yo he puesto es que se trate de circunstancias excepcionales", ha incidido.

En esta línea, se mostró convencido de que los controladores, que analizan el laudo arbitral desde el lunes reunidos en asambleas en las distintas dependencias y centros de control, tienen "razones de peso para estar tranquilos con el espíritu y la letra del nuevo convenio".

Pimentel recordó que en agosto del año pasado ambas partes ya contemplaron la posibilidad de acudir al arbitraje, aunque reconoció que la negociación se prolongó "mucho" y se vivieron "situaciones extremas".

No obstante, apuntó que muchos de los temas de confrontación llegaron al laudo "muy debatidos", con lo que un mes para tomar una decisión era un plazo "ajustado", máxime si se tiene en cuenta que Pimentel supo con quince días de antelación que ambas partes le aceptaban como mediador.

Sobre las modificaciones que se establecen para la jornada laboral de los controladores –que se reducirá progresivamente, de las 1.711 actuales, a las 1.595 horas para 2013–, Pimentel destacó la importancia de aclarar que en su jornada debe contar tanto la actividad aeronáutica, el tiempo que pasa delante de la pantalla, como cualquier otra circunstancia consustancial vinculada a su labor.

"Nos hemos planteado situaciones tales como aquellas en las que una persona se pone mala, está de baja y se reincorpora al trabajo en el turno correspondiente. No tendrán que recuperar el tiempo perdido, pero tampoco consumirá ese crédito de actividad aeronáutica y, por tanto, no podrán alegar que se les ha terminado para no seguir trabajando", puntualizó.

EL LAUDO, UNA VÍA "ÚTIL" EN LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA

El árbitro incidió en que lo importante es que tanto AENA como el sindicato USCA, que representa al 97% de los 2.400 controladores en plantilla, decidieron por propia voluntad y por consenso acudir al arbitraje y defendió que hasta ahora todos los procesos arbitrales han sido "excepcionales". Además, apuntó pueden ser "un instrumento útil" en la reforma de la negociación colectiva.

En este caso, defendió, el marco que contempla es muy razonable y abre una dinámica positiva para asentar unas relaciones laborales normales. "No es posible un convenio si AENA y los controladores mantienen unas relaciones envenenadas", zanjó.

Finalmente, Pimentel ha confirmado que ha cobrado 200.000 euros por su trabajo como mediador. "Una cantidad baja, porque lo que me juzgaba en este proyecto era mucho más que dinero", concluyó.

Deja un comentario