Sobre las dificultades en localizar el MH370 y el respeto

0

Guadalajara, SP, 12 de marzo de 2014.- La desesperación, el nerviosismo y la impotencia cuando se produce un accidente aéreo por los familiares, amigos y allegados de los pasajeros que iban a bordo, es algo que tiene un procedimiento para mitigar en lo posible en los instantes iniciales de desconcierto, y en los posteriores de incertidumbre. La correcta o no forma de presentar los datos que se van conociendo, de forma objetiva, y la tardanza en explicar la falta de noticias sobre el hallazgo de la aeronave, acrecientan el dolor, la angustia y la desesperación. Los medios evidentemente tienen su papel, su rol. De ahí que la especulación mediática, sea infinitamente más dolorosa para los afectados que la propia escasez de datos y hechos factuales. Pero ¿porqué está siendo tan complicada la localización del Triple7 de Boeing? Jordan Golson en wired.com aporta algo de luz, y algo de objetividad al respecto con su artículo "How it´s possible to lose an airplane in 2014", explicándolo de forma sencilla y comprensible. La falta de información contribuye al sufrimiento de los familiares, amigos y allegados que esperan, y es necesario llenar ese vacío con altas dósis de rigor para mitigar los efectos perversos de esa incertidumbre, algo que probablemente es mucho más fácil de decir que de padecer.

Golson intenta poner orden en los datos y hechos conocidos y contrastados.


El vuelo de Malaysia Airlines 370 desaparecía una hora después de su despegue de Kuala Lumpur rumbo a Pekín el pasado sábado de madrugada, y habría subido a su nivel de crucero entorno a los 35.000 pies, perdiendo el contacto radar a unos 175 kms. al NNE de la costa malaya y a unos 223 al SW de la vietnamita. A la mañana siguiente se pusieron en marcha los equipos de Salvamento y Rescate. Medios aéreos, navales e incluso satélites y otros artificios militares están rastreando en sus memorias en la zona en estos momentos. Numerosos países implicados en la búsqueda. Tanto el fabricante, como las autoridades implicadas sólo están recogiendo y ordenando todos los datos disponibles.

Los expertos en aviación sí han indicado que lo que sucediera lo fue de forma rápida y catastrófica, muy probablemente sobre el Sur del Mar de China, aunque no se descarta que sucediera sobre el Golfo de Tailandia. En cualquier caso, sobre el océano. Esto significa que podrían pasar semanas o meses, e incluso años hasta que se sepa exactamente lo que sucedió. En el caso del AF447 se tardaron dos años en recuperar la CDR, una de las cajas negras del A330 que había caído al Atlántico el 1 de junio de 2009.

El expiloto J.Joseph indicaba a wire.com que "la dura realidad es que es muy difícil encontrar algo en el agua…". Lo duro es el hecho objetivo en sí de constatar que el avión ha desaparecido sin dejar rastro alguno. La tripulación de cabina tenía al mando un comandante con más de 18.000 horas de experiencia, y Malaysia Airlines ayer emitió un contundente comunicado defendiéndole y pidiendo respeto en estos momentos en los que realmente no se sabe nada practicamente. El comandante no activó ninguna señal de alarma por emergencia, tipo Mayday, por lo que al exterior nada hizo que se sugiriera que algo iba mal en el vuelo.

Por otra parte esto no sería extraordinario, dado que la prioridad de la tripulación en caso de emergencia hace que ésta tenga que atacar dicha emergencia de forma prioritaria. Seguiría un procedimiento en el que la pauta sería "Prepárate-navega, y entonces comunicate", este sería el mantra ante una situación inusual de emergencia sobrevenida. El silencio radio no tiene porqué asustar, pues lo que se hace es gestionar con todos los recursos disponibles la emergencia, y luego comunicarlo. Este es el orden lógico y establecido.

Ante una situación como esta por lo tanto no es extraño que no haya mensaje de socorro. Se puede deber, según el piloto de línea aérea y bloguero entrevistado por wire.com Patrick Smith, a que "algo suceda de forma catastrófica y tan de repente que no de tiempo a lanzar un Mayday. Pero tambien es cierto que la formación de las tripulaciones haga que su reacción primaria establezca como secundaria la comunicación a tierra de cualquier emergencia que surga". Primero se gestiona, luego se comunica.

El comandante ZAS y el copiloto FAH no se comunicaron con control ni emitieron ninguna llamada de socorro, esto parece claro, pero otras cuestión es ¿cómo es posible que el control de tráfico aéreo no sepa exactamente dónde se encontraba el MH370?. La sencilla respuesta es por encontrarse sobre el mar en ese momento.

Resulta erróneo pensar que los pilotos están en contínua comunicación con control de tráfico aéreo, o que los aviones están en todo momento visualizados por el radar. Una vez que el avión se encuentra a una distancia de entre 100 y 150 millas de la costa, este se encontraba a poco más de 100 de la de Malasia, no funciona, y la distancia depende tanto del tipo de radar, como del clima o condiciones de transmisión y recepción influídas por la meteorología. El radar a partir de ahí no tiene rango. Los aviones a partir de ahí tienen una comunicación, a día de hoy, de voz por HF. Luego se reportan los puntos de notificación establecidos, al paso del avión, indicando posición, velocidad del aire y altitud. Lo normal volando a 35.000 pies es que se mantenga el silencia radio entre esos puntos de notificación. En algunos aviones los sistemas de comunicación tienen Equipos de Gestión de Vuelo que no requieren la llamada de la tripulación en los puntos a notificar, y estos Equipos de Gestión transmiten vía satélite esa información de forma automática.

Aunque los actuales sistemas modernos de gestión de vuelo utilizan el GPS en la navegación, éste sólo indica donde está el avión al propio avión, no al control de tráfico aéreo. Le posiciona para información de la tripulación. El ejemplo que pone wire.com, muy acertado es como tener un iPhone en el corazón del desierto de Mojave, y el GPS te indica dónde estás, pero no se puede utilizar la aplicación Find My Phone, dado que no se tiene cobertura móvil. Algo similar le sucede a un avión sobre el océano. Que se pudiera acceder a los datos de una aeronave en tiempo real vía satélite requeriría equiparla a tal efecto con un sistema, y ésto, a nivel de toda la industria sería un coste de miles de millones. Aquí se plantea de nuevo una cuestión económica que cuando sucede lo que parece haberle sucedido al MH370 lo justificaría sin duda alguna.

Muchos de los aviones comerciales tienen una baliza de localización de emergencia que la tripulación puede activar en un instante, o que se activará en determinadas circunstancias como el impacto en el agua, aunque no tenga una efectividad total a gran profundidad. Pero a pesar de que en el ámbito civil no hay radares u otras tecnologías de rastreo en el mar, las agencias militares y de seguridad de los Estados sí son capaces de hacerlo. Este quizás fue el caso del derribado avión por los soviéticos del KAL007 en 1983, y cómo fue localizado, empleando la siempre más avanzada tecnología militar. Aquí recordamos a H.Ephraimson e intentamos imaginar la lucha que emprendió y toda su acomulada angustia hasta que consiguió saber toda la verdad.

J.Smith piensa que "es muy poco probable que los datos radar de este evento nadie los hubiera registrado", señala este piloto. Tambien existe el sistema ACARS que envía datos, y con el que según Reuters estaba equipado el MH370, que es un equipo de mantenimiento que es capaz de transmitir datos a la compañía aérea, y dar alertas sobre el mantenimiento o reparaciones necesarias del avión, anticipando y agilizando estas tareas para preveerlas con anterioridad. Los datos del ACARS no se transmiten en tiempo real, y va enviando durante el vuelo con cierta periodicidad esos datos. Estos datos pueden dar pistas, incluso, como en el caso del AF447 indujo a pensar que el avión se había estrellado. Boeing tambien ofrece un sistema más avanzado aún, denominadoo AHM, Airplane Health Management, que proporciona en tiempo real la solución de algunos problemas, hace un seguimiento de los vuelos, y que el MH370 según parece no utilizó.

Un campo lleno de restos del avión en un enorme océano hacen enormemente complicada la localización de los restos. Muy complicada. Si el avión cae en tierra es infinitamente más sencilla esa localización. Por esto tras cuatro días de búsqueda aún no han aparecido los restos. Aunque no sea lo usual, sí hay precedentes de que esto pueda suceder.

Pero tambien dadas las circunstancias que se van conociendo no encontrar esos restos, hace que lo más plausible y obvio es que no se esté buscando en el lugar correcto, pues no existe certeza de dónde pudo caer el avión. Otra posibilidad es la de que tras un impacto que no destruyera la aeronave, tras amerizar por ejemplo, ésta se hundiera.

Se han desatado todo tipo de especulaciones hasta ahora, pero sólo quedan en eso. Pero los expertos señalan que es demasiado pronto aún y que se sabe muy poco como para dar crédito a cualquiera de esas especulaciones. Pero en lo que sí coinciden es en señalar que lo que ocurriera lo fue de forma repetentina y casi con total seguridad a gran altura, lo que provocaría que los restos se esparcieran sobre un área muy vasta.

J.Smith señala: "Si algo catastrófico ocurrió a 35.000 pies de altura, y los vientos a esa altitud en ocasiones superan los 100 nudos, sobre esa base, las pequeñas piezas pueden estar diseminadas por diferentes lugares y a mucha distancia unas de otras", lo que incida en la dificultad de localizar los restos.

Cualquier pieza aerodinámica como las alas en pedazos, o los trozos del plano de cola, por ejemplo, son impulsadas como si se tratara de una bolsa de plástico por el viento. Las piezas más pesadas, como los engranajes del motor o el tren de aterrizaje caerán a plomo hacia abajo. El combustible, lubricante u otros líquidos se dispersan, dejando pocos restos. Esto exactamente sucedió con el Columbia durante la reentrada el 1 de febrero de 2003. La diferencia es que ocurrió sobre tierra. Localizar restos en el océano es mucho más complicado. "Es muy, muy difícil detectar restos en el agua a menos que se esté justo encima de ellos" sentenció J.Smith para wire.com

Deja un comentario