Londres – GBR. Thai Airways ha expresado su preocupación ante la reputación de los problemas de motor del Boeing 787 Dreamliner después de que numerosos operadores hayan tenido dejar fuera de servicio sus aviones debido a las centrales eléctricas defectuosas.

Thai Airways (TG) actualmente tiene cuatro de sus ocho 787 en tierra, esperando nuevas piezas para los motores Rolls-Royce Trent 1000.

En una entrevista con FlightGlobal, Krittaphon Chantalitanon, vicepresidente de alianzas y estrategia comercial de TG, dijo: “Tenemos que hacer muchos cambios de programación. Ha habido algunos retrasos y extenderemos el período de eliminación gradual de ciertos tipos de aeronaves, como el 747-400 y posiblemente el 777-200”.

Continuó mencionando que la aerolínea actualmente está en contacto con Rolls-Royce para obtener una compensación, sin embargo, incluso esto no será suficiente para “convencer a los pasajeros de que estos aviones están a salvo”.

“La compensación es una cosa, pero el impacto, para ser educado, con la marca, con la satisfacción del cliente, y todo lo que viene implícito, es independiente de la compensación”, declaró.

“Estoy más preocupado por el impacto en la imagen de marca y en todo lo demás, que en las cifras financieras definitivas”.

Thai Airways no es la única aerolínea que ha sufrido los duros efectos de detener forzosamente sus Dreamliners.

El transportista japonés ANA ha tenido que cancelar cientos de vuelos e incluso retirarse de algunos servicios debido a los problemas de sobrecalentamiento de los motores.

El problema, que ha sido identificado por Rolls-Royce, es la turbina de presión intermedia y los álabes de baja presión compresor, que muestran signos de desgaste después de vuelos cortos.

No está claro cómo reaccionará Rolls-Royce para ayudar a Thai Airways; sin embargo, cuando ANA se vio obligada a aterrizar su flota, el fabricante del motor creó un centro de soporte para la aerolínea en su base de operaciones y les proporcionó las piezas y soporte. Necesitaban mantener los aviones en servicio.

Thai Airways tiene actualmente ocho Dreamliners: seis 787-8 y dos 787-9. La aerolínea también opera una flota de 12 aviones Airbus A350, lo que podría convertirse en una opción más viable para la aerolínea en el futuro si no hay un final confirmado a corto plazo para estos problemas de motor.

Chantalitanon agregó que “Rolls-Royce ha sido muy complaciente con muchos de los problemas, pero el asunto sigue sin resolverse. En este momento tenemos cuatro 787-8 en tierra, que suponen el 50% de nuestra flota Dreamliner”.

“Estamos trabajando junto con Rolls-Royce para resolver este problema lo más rápido posible, pero nunca se sabe si habrá que detener una quinta aeronave”.

Rolls-Royce no ha respondido a este respecto, pero está claro que los problemas causados ​​por los motores han dejado a muchas aerolíneas frustradas y buscando compensaciones.

 

AviaciónDigit@l

 

Deja un comentario