¿Vale todo para aprobar el XVI Convenio de Iberia?

0

StavlaSe repite el Referéndum que ya se votó en mayo, resultando claramente el NO

Entre el pasado 24 y el 28 de mayo, los sindicatos CTA y Sitcpla/UGT llevaron a Referéndum el preacuerdo del XVI Convenio Colectivo entre sus Tripulantes de Cabina de Pasajeros (TCP) y la Empresa IBERIA L.A.E. Para STAVLA ese preacuerdo era inaceptable por ser claramente regresivo. Aunque se intentó dar a dicho Referéndum una apariencia de transparencia y legalidad, lo cierto es que se hizo todo lo posible por alterar la muestra de los participantes en el mismo, viciando de esa forma todo el proceso desde su origen con la intención de asegurar el voto afirmativo.

Para ello se permitió el voto a personal no contratado que había recibido la promesa de obtener un puesto de trabajo fijo de aprobarse el Convenio. No se habilitó el voto por correo para evitar que votasen los trabajadores que se encontraban fuera de Madrid por motivos laborales, de vacaciones o que no podían desplazarse por estar de baja por enfermedad. El lugar elegido paras las votaciones fue el local del Comité de Empresa de Vuelo situado en el centro de Madrid y muy lejos del centro de trabajo

(Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas) de los Tripulantes en activo y, sin embargo, de fácil acceso para el personal no contratado.

A pesar de todo eso, en los cinco días que duró el Referéndum, votaron 1.998 TCP (de un total de casi 4.000 TCP) que dijeron "NO" al preacuerdo del XVI Convenio Colectivo.

Pero parece que ni a la Dirección de la Compañía ni a los sindicatos CTA y Sitcpla/UGT les ha gustado el resultado. Según se desprende de ciertas informaciones vertidas a la prensa, la Dirección de IBERIA considera que los TCP no entendieron bien el Convenio que "en su beneficio" debería haberse aprobado e incurrieron en un error al votar en contra.

Para dar una segunda oportunidad a la Empresa de explicar los "beneficios" que para los TCP tiene del XVI Convenio Colectivo, los sindicatos CTA y Sitcpla/UGT se han dedicado, durante un mes, a actuar como transmisores de la postura oficial de IBERIA ante los TCP. Para ello, han hecho una campaña intensiva de divulgación, no tanto del contenido real del Convenio, sino de las consecuencias negativas de no firmarlo.

Pero esta campaña no ha quedado en un simple ejercicio de "reflexión" posterior a un Convenio que pudo ser y no fue. El sábado 26 de junio, CTA informó por correo electrónico a STAVLA que el referéndum se repetiría (entre el 28 de junio y el 2 de julio) para dar a los TCP la oportunidad de "rectificar" votando afirmativamente. En un burdo intento de justificar lo injustificable de un segundo

Referéndum, han incluido cuatro cambios en el articulado del Convenio que se va a Re-refrendar. Dos de los cuatro cambios se limitan a crear Comisiones que estudien la aplicación de cesiones inasumibles para los TCP y para STAVLA, que siguen en el Convenio. Los otros dos cambios se limitan a modificar, exactamente, siete palabras de la redacción sin afectar para nada al contenido.

Nuevamente se ha impedido el voto por correo, de la misma forma que se ha vuelto a "seleccionar" la muestra de participantes. Esta vez han escogido uno de los dos centros de trabajo de los TCP, concretamente el local de "firmas" del NET, que es el que está reservado para los TCP asignados a las flotas de corto radio. Es precisamente ahí donde más ha calado el miedo promovido por la Compañía a través de CTA y Sitcpla/UGT. De esta forma, los tripulantes de las flotas de largo radio tienen que hacer hasta tres trayectos en las furgonetas de la Compañía que cubren los desplazamientos entre el parking de tripulantes (P-12) y las terminales de corto y largo radio, cargando con sus equipajes e invirtiendo, como mínimo, 50 minutos de su tiempo antes o después de realizar su actividad aérea asignada por la compañía. Esto supone para los TCP de largo radio un esfuerzo adicional para ejercer su legítimo derecho al voto.

Por otro lado, CCOO ha solicitado la abstención a través de un correo electrónico enviado a todos los TCP. Lo grave es que para ello han usado el correo corporativo interno de la Compañía IBERIA desde un remitente identificado, inexplicablemente, como "secretaría".

Sin embargo, en los dos primeros días del Referéndum en curso ya han votado más de 1.000 TCP que están haciendo todo lo posible para que su voz se oiga con la esperanza de que, por fin, se respete.

Deja un comentario