50 vuelos cancelados por temperatura extrema en Phoenix (Arizona)

0

Phoenix-ARZ, USA.- La ciencia explica por qué el calor extremo afecta el transporte aéreo o lo que es lo mismo “Hace tanto calor en Phoenix, que los aviones fisicamente no pueden volar“, relata The Verge en un artículo firmado por Andrew J. Hawkins ayer en estos términos, refiriéndose a las temperaturas que se alcanzaron el pasado lunes y martes. 

El calor extremo en Phoenix llevó a la cancelación de casi 50 vuelos el lunes y martes, según el periódico local La República de Arizona. Con temperaturas que se elevan a un máximo de 120 grados Fahrenheit, (48,89ºC) American Airlines dijo que se vio obligado a tierra docenas de aviones en el Aeropuerto Internacional Sky Harbor. Se aconsejó a los viajeros que contacten a sus aerolíneas para cambiar las opciones de reserva o para solicitar un reembolso.

El calor extremo afecta la capacidad de despegue de un avión, especialmente los más pequeños, como los que sirven a las rutas regionales de American Airlines. Los aviones más grandes fabricados por Boeing y Airbus tienen temperaturas operativas máximas de 127ºF o 52,78ºC. Pero los aviones más pequeños, como el avión regional CRJ de Bombardier, sólo pueden operar a una temperatura máxima de 118ºF o lo que es lo mismo 47,78ºC.

La ciencia explica lo que hay detrás de estas temperaturas máximas de funcionamiento  de forma bastante simple: el aire caliente es menos denso que el aire más frío, y cuanto más extrema la temperatura, más velocidad un avión necesita para alcanzar la elevación/sustentación. Muchos aeropuertos no tienen pistas de aterrizaje lo suficientemente largas como para permitir que los aviones alcancen esta velocidad crítica necesaria para el “rotate” durante altas temperaturas.

Patrick Smith, un piloto, blogger y autor de Cockpit Confidential, escribe que el aire caliente “afecta el empuje de salida de los motores, así como capacidades aerodinámicas, aumentando la distancia requerida pista y reduce el rendimiento de la subida. Por lo tanto, la cantidad de pasajeros y carga que un avión puede transportar se restringe a menudo cuando las temperaturas son muy altas “.


Este no es ls ptimrts vez que en Phoenix se topan con calor extremo, ni la primera vez que las temperaturas elevadas han llevado a cancelaciones de vuelos. En 2013, US Airways canceló 18 vuelos después de que las temperaturas alcanzaran 119ºF o 48,33ºC en Phoenix.

Es lógico que este tipo de eventos se vuelvan más comunes a medida que el cambio climático continúa causando el aumento del mercurio. 2016 fue el año más caliente en el registro, marcando el tercer año consecutivo que las temperaturas mundiales mundiales han establecido récords. Anteriormente, 2014 fue considerado el año más cálido en la historia registrada, pero finalmente fue superado en 2015.

Mientras tanto el presidente Trump se niega a aceptar y por lo tanto mitigar la evidencia científica de que estamos sufriendo un progresivo calentamiento global. Un daño colateral será sin duda como en aeropuertos en determinados momentos y latitudes las altas temperaturas son capaces de dejar inoperativos los vuelos… Sevilla, Almería, Granada, etc… en España podrían verse en algún puntual momento verse de cara con el Cambio Climático.

Deja un comentario