29.1 C
Madrid
mayo, lunes 27, 2024

Airbus y Boeing: el día y la noche en las cuentas de resultados

Boeing intenta minimizar daños por los problemas de seguridad mientras Airbus crece y consigue satisfacer el aumento de la demanda.

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviación Digital, Sp. / Los resultados del primer trimestre del año ya dan cuenta del buen momento por el que pasa Airbus y de las dificultades que atraviesa Boeing. La comparativa no deja lugar a dudas: el fabricante europeo crece en entregas e ingresos mientras que el americano cae en ambos campos.

Boeing atraviesa una grave crisis de seguridad que ha obligado a la compañía a reducir de forma drástica sus niveles de producción. La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos vigila los procesos de seguridad y calidad de la compañía. Ahora el gigante norteamericano pone el foco en la seguridad en lugar de en el beneficio. El objetivo es limitar el daño causado por los incidentes. En el lado opuesto está Airbus que consigue satisfacer el aumento de la demanda derivado de la caída de Boeing con el incremento de la producción.

Boeing está en horas bajas

Las aeronaves de Boeing están experimentando todo tipo de problemas de seguridad en los últimos tiempos. El caso más sonado fue el desprendimiento de una puerta de un vuelo de Alaska Airlines. Un episodio que ya le cuesta una millonada a la compañía en indemnizaciones.

Incidentes graves como este fuerzan a la empresa a ralentizar la producción e incluso a frenar la del 737 MAX 9. Tan solo 83 aeronaves en los tres primeros meses de 2024. Todos los procesos estructurales de producción están siendo revisados al igual que los protocolos y el modus operandi de los empleados. Así, Boeing está produciendo mucho menos que Airbus.

La caída en la producción provoca inevitablemente una caída de los ingresos y beneficios. El desplome fue del 8% en el primer trimestre del año. En este periodo el gasto de efectivo fue de 3.900 millones de dólares para compensar la reducción de ingresos. Una situación que se prolongará en los próximos meses del año. Sin embargo, el mayor problema que enfrenta la compañía es la pérdida de confianza generalizada por parte de los pasajeros, clientes y reguladores ya que los exámenes a los que fue sometida la empresa dejaron resultados muy negativos.

Airbus aprovecha la debilidad de su competidor

El fabricante europeo está mejorando sus resultados y su imagen pero ha expresado su preocupación por la situación de Boeing pues a su juicio «no es positivo para la industria». De hecho califica su desempeño en el presente año como «no demasiado fuerte».

La compañía incrementó sus entregas en un 12%. Está consiguiendo adaptar su producción al incremento de la demanda. Sin embargo, el paso de las aerolíneas de un fabricante a otro no es sencillo lo cual limita la mejora de Aribus. Los operadores deben, en la mayoría de los casos, capear el temporal con las aeronaves existentes ante la imposibilidad de obtener nuevas.

En resumen, las entregas aumentaron, ídem con los pedidos brutos y los pedidos pendientes. Por su parte, las perspectivas de demanda siguen siendo sólidas. De tal forma, se espera que la tónica general este año sea la de un crecimiento sostenido de Airbus mientras Boeing trata simplemente de parar la sangría actual.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos