Aviación No Comercial pide a AESA simplemente la aplicación de la Norma Europea ante el COVID-19

Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- El pasado día 3 de abril en el Real Aeroclub de España recibieron contestación a la carta conjunta remitida por todas las organizaciones que representan el sector, apreciando un giro de opinión de la Agencia al mostrar la voluntad y compromiso de elaborar las exenciones necesarias para paliar los efectos de la crisis que estamos viviendo. Pero a día de hoy no se ha publicado ninguna de dichas exenciones, y se supone que la Agencia está trabajando en ello para aprobarlo próximamente.

La falta de eficiencia de AESA puede suponer además un quebranto añadido para la Economía Nacional, en estos momentos tan complicados, y sobre todo una desventaja respecto a nuestros socios europeos que se han adaptado a éstas circunstancias excepcionales.

Desde esta organización esperan que con carácter previo a su adopción se realice una fase de consulta urgente con las organizaciones representativas para que desde la práctica del sector se puedan aportar las sugerencias y mejoras que estimemos conveniente.

Por otro lado, y en relación al periodo de recuperación, han venido sugiriendo a la Agencia determinadas acciones para aliviar y mejorar la regulación de la aviación no comercial. El pasado 18 de marzo EASA adoptó una decisión (2020/005/R) por la que reconocía en sus licencias de la parte FCL la experiencia realizada en aeronaves del Anexo I (ultraligeros, construcción amateur, …) y permitía su incorporación en ATO y DTO. A partir de ese momento, es posible revalidar la habilitación de clase monomotor con la experiencia en ultraligero.

Ante ello, y con la misma filosofía de la norma europea, consideran que AESA debe reconocer la experiencia bajo licencias EASA para la revalidación de licencias nacionales. En todo caso estiman que es necesario lograr una coherencia y relación entre la norma europea y la nacional, no teniendo sentido que sean dos normas estancas. 

Le envían una propuesta con mayor detalle sobre el reconocimiento de esas horas, así como el reconocimiento de las capacidades de los instructores y examinadores certificados en base a la norma EASA para que pueden ver reconocidas sus capacidades en el ámbito del ULM. Es decir le dan “los deberes hechos” a AESA, para que no tenga que pensar demasiado al trasponer lo que EASA norma al respecto en estos momentos de excepcionalidad.

Asimismo, también le proponen la posibilidad que los exámenes teóricos de ULM puedan ser realizados bajo la vigilancia de los examinadores autorizados, lo que permite que dichos exámenes puedan ser realizados con agilidad por toda la geografía.

Además de ello, también le recuerdan a la Agencia española la propuesta que realizamos el pasado 27 de marzo, para que se establezcan los procedimientos que señala ARA.FCL.200.c) y d), lo que implicaría una simplificación administrativa que evitaría que los pilotos puedan estar un tiempo sin licencia, sin poder volar, por trámites burocráticos (máxime tras el incremento de solicitudes que pueden existir tras el desconfinamiento).

La norma europea habilita para que los instructores puedan anotar en la licencia la revalidación de la habilitación monomotor y TMG, y los examinadores puedan anotar la renovación de las habilitaciones y certificados. Esta opción permite que tras realizar el correspondiente vuelo, este pueda anotar la revalidación/renovación en el reverso de la licencia, sin necesidad que desde AESA se le remita una nueva licencia.

Desde el Real Aeroclub de España entienden que dichas medidas pueden ayudar a mejorar el sector en estos momentos de crisis, permitiendo el reconocimiento de horas entre licencias EASA/Nacional (con la reducción de gasto que produce), dotar al sector de ULM de instructores y examinadores con alta experiencia y cualificación (con el incremento de la calidad de enseñanza y de seguridad) y la simplificación administrativa que evite demoras o situaciones en las que personas no puedan estar volando porque su revalidación o renovación está en tramitación. Y ello sin perjuicio de la necesidad de iniciar un importante cambio normativo del sector.

Desde el sector de la aviación no comercial le piden al organismo que dirige Isabel Maestre, encarecidamente la existencia de un mayor dialogo y transparencia en la toma de decisiones de la Agencia, todas las organizaciones buscamos conseguir una mejora del sector y la implantación de las mejores prácticas europeas.

Señalan finalmente “En numerosas ocasiones nos encontramos con resoluciones, guías o procedimientos que son sumamente gravosos para la Aviación General, que no han sido consensuados ni comunicados previamente a las organizaciones más representativas, la única opción que nos permiten sobre ellos para la defensa del sector es la del recurso y revisión jurisdiccional, opción que no es satisfactoria para ninguna de las partes”…

Deja un comentario