Canción triste del Aviador Haya en Madrid

Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- Lo que está sucediendo con el Patrimonio Histórico Aeronáutico en España, tendrá una difícil recuperación salvo que alguien con una cierta dosis de sensatez intervenga y ponga coto a los desmanes que con la coartada de la Ley de la Memoria Histórica se están llevando a cabo a lo largo y ancho de nuestro país.

La sistemática persecución de la memoria de las personas que se posicionaron en el bando de los sublevados, por el simple hecho de elegir esta opción como hicieron cientos de miles de compatriotas, amenaza también con borrar lo que estas personas aportaron al desarrollo científico-aeronáutico dejando un legado que trasciende a ese posicionamiento, puesto que más de 80 años después deben ser considerados Patrimonio Aeronáutico Mundial. Es decir, simplemente cultura aeronáutica.

El caso que nos ocupa es el del Aviador, Inventor y Pionero, Capitán Carlos Haya. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Número 4 de Madrid, ha puesto recientemente las cosas en su sitio, acusando de arbitrariedad al propio Ayuntamiento de Madrid, con la retirada de la placa que recordaba a este Aviador en una calle de la capital de España.

Si tenemos que empezar a describir este despropósito, deberíamos hacerlo por la propia decisión que en 1954 (hace pues más de 64 años), hizo que se nombrara como Capitán Haya dicha calle madrileña, tomando dicha decisión por sus logros como Aviador, y no por ningún tipo de significación política e ideológica relacionada con su profesión.

Un ejemplo similar lo tenemos en la próxima calle al otro lado del Paseo de la Castellana denominada Comandante Zorita, ahora corregida a Aviador Zorita, en alusión a Demetrio Zorita, un militar que fue el primer español en “romper” la barrera del sonido a los mandos de un avión. El criterio empleado en ese caso, y con dicho cambio, es aceptable, desde el punto de vista del criterio de que una calle recuerde las hazañas o extraordinarios logros de un determinado ciudadano.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Número 15 de Madrid señala que ha lugar el denominado “Recurso Extraordinario de Revisión”, o posteriormente su previsible Recurso por parte del Ayuntamiento, en el que ya no se podrán aportar nuevos documentos en dicho trámite posterior.

También el Juzgado señala que el Ayuntamiento “no ha justificado que en el expediente administrativo tramitado se hubiera concedido audiencia a los descendientes del Capitán Haya,..,” por lo que el Recurso Extraordinario consideran es la única vía para no producir indefensión a dicha familia.

En el punto CUARTO se señala que una vez repasado el Expediente Administrativo, más allá de lo informado o propuesto por el Comisionado (curiosamente este término “Comisionado” del Ayuntamiento para la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica, se parece cada vez más según avanzamos en el fallo judicial al de “Comisariado”) dice el Juzgado “no existe documento alguno, de la clase que sea, que haga alusión a hechos concretos y precisos relacionados con la vida pública o profesional del Capitán Haya, que pongan de manifiesto esa conducta que se le atribuye en tales informes…”

En cambio los descendientes señala el Juzgado, “los aquí recurrentes aportaron con su escrito promoviendo el Recurso Extraordinario de Revisión aquellos otros documentos que consideraron venían a demostrar que su padre, con anterioridad al inicio de la Contienda Civil, había acumulado méritos propios suficientes que merecieron ser destacados, y que fueron esos méritos los que sirvieron al Ayuntamiento para que, en el año 1954, se pusiera a una calle de Madrid el nombre de ´calle del Capitán Haya´

Stop en este punto. Es decir, en pleno franquismo el nombre que se le dedicó al Aviador Haya, estuvo motivado entonces por el razonamiento de los méritos que cómo Aviador se consideraba era merecedor de tal mención dicho Capitán. Y más de 60 años después, el Ayuntamiento quita la placa con toda una serie de argumentos sin carácter documental alguno. Es decir bajo el imperio de la arbitrariedad. En cualquier caso juzguen lo que en 1954 ese Ayuntamiento argumentó:

Por lo tanto el Juzgado razona que la decisión de inadmitir el Recurso Extraordinario de Revisión, planteado por los descendientes, el 2 de noviembre de 2017, “carece de la necesaria y suficiente motivación que la sustente,…, ninguna mínima razón de peso se ofrecía acerca de que se hubiera llevado a cabo un detallado análisis, y el necesario contraste entre los distintos documentos incorporados al expediente…”. Es decir lo que tenemos es un Acto Administrativo arbitrario, y la inadmisión del Recurso Extraordinario de Revisión, en los linderos de la pura y dura PREVARICACIÓN administrativa. Alguien debería tomar nota de esto.

Pero además de esto se añade por el órgano judicial contencioso-administrativo que el Comisionado de Memoria Histórica, al que nosotros nos permitimos denominar como “Comisariado de Memoria Histórica” por el arbitrario comportamiento administrativo demostrado, “incurrió en el error de hecho…, desde el momento en que la imputación se hace al fallecido Capitán Haya se basa en unas afirmaciones que en nada se justifican con el contenido de documentos que se hubieran tenido a la vista a la hora de redactar aquellos informes,… porque ante tales carencias se hace difícil vislumbrar que el Capitán Haya hubiera contribuido con su actividad de piloto militar dentro del bando nacional,… a la exaltación de la sublevación militar…” De nuevo hemos de pararnos en este punto.

A la arbitrariedad, que conduce a una supuesta prevaricación administrativa al inadmitir el Recurso planteado por los familiares, hemos de añadir ahora las supuestas injurias o calumnias, al imputarle una participación en un grado que un simple capitán realmente no se puede demostrar, porque sencillamente no fue así, haya sido de esta manera. Es más señala el Juzgado Número 15 que lo que se puede evidenciar es todo lo contrario, es decir, que la asignación del nombre del Capitán Haya a una calle de Madrid “no se debió tanto a motivo alguno de evidente trascendencia relacionado con la sublevación militar del año 1936, ni con la contienda civil de 1936-1939, como a méritos adquiridos ante, directamente relacionados con su profesión de aviador, dada su pericia en el manejo de estos aparatos…”

En el Expediente Administrativo del Ayuntamiento por parte de la Presidenta de la Junta de Distrito de Tetuán en las alegaciones señalaba:

Aquí el Juzgado señala que como se hizo en el caso del Comandante Zorita, por ejemplo, el Ayuntamiento podría haber renombrado la calle como Aviador Haya, “evitando así un trato discriminatorio con relación al Comandante Zorita y cualquier connotación a su grado de Capitán dentro del Ejército durante el desarrollo de la Guerra Civil”

Pero además se señala que la Concejala en sus alegaciones no incluyó ni la más mínima alusión a que por parte de las distintas entidades, asociaciones o grupos de vecinos de esa calle o del entorno, se hubieran presentado a lo largo de los años quejas o reclamaciones o llevado a cabo protestas o movilizaciones pidiendo el cambio de nombre.

Por lo tanto la Justicia falla favorablemente al Recurso de los familiares de Haya.

Esta forma de proceder efectivamente sí recuerda a determinados comportamientos y mentalidades que también deberían ser objeto de crítica en la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica en vigor. La peligrosa arbitrariedad, en el límite exacto con la supuesta prevaricación, lo injurioso sobre estas personas, rozando la calumnia, sobre los que estos Comisarios deberían ser mucho más que cautelosos, llama la atención al espectador de 2019 de estos hechos.

Los despiadados y falsos ataques producen mucho daño entre los familiares, pero ya no sólo entre ellos. También ofenden la inteligencia del ciudadano inquieto con estos temas y su tratamiento público. Los que consideramos que la Verdad ha de prevalecer para justificar la aplicación de la Ley en todo caso, no podemos aceptar de ninguna manera el imperio de la arbitrariedad, la falsedad, y la falta de rigurosos análisis históricos que apoyen actuaciones administrativas de este tipo.

Los que creemos que los logros de estos pioneros se encuentran muy por encima de las opiniones, 80 años después y sin rigor histórico alguno, sobre su posicionamiento personal en un determinado momento histórico, y que el legado o Patrimonio Aeronáutico Cultural de España debe ser preservado a toda costa, y respetado en todo aquello que se refiere a ser progreso para toda la Humanidad, como sucede en los países avanzados culturalmente de nuestro entorno, ha llegado el momento de desenmascarar a esta nueva forma de “quema de libros” que se está produciendo con nuestro Patrimonio Aeronáutico. Hay una inmensa pira inquisitorial que está destruyendo este legado. Y esto, hay que hacérselo mirar.

Dolor gratuíto

El ataque a la familia Haya, y al buen nombre como Aviador de Carlos de Haya contrasta por ejemplo con el talante actual de su propia hija, Mirentxu con la que hemos podido testar cómo soporta esta situación de persecución de la figura de su padre. No olvidemos que Carlos Haya falleció en plena contienda en el año 1938. Mirentxu Haya nos señala la persecución que en la propia Málaga lleva años padeciendo, acompañada de dolorosísimas falsedades como la de por ejemplo la del bombardeo de civiles en la carretera de Málaga a Almería en febrero de 1937, la conocida como “desbandá”, que se le achaca como responsable poco más o menos a Haya, teniendo en cuenta que en esa columna iba su propia madre, y dos de sus hermanos, uno de los cuales falleció como consecuencia del hambre y la enfermedad en esa marcha.

Lo último ha sido el que tengan que demostrar dichas falsedades y que en el blog de Carlos de Haya que aglutina la información entorno a su figura como Aviador, el administrador del mismo ha colgado la siguiente información que desmiente lo que desde las organizaciones de la Memoria Histórica venían manteniendo y señalando entorno a su actuación durante la guerra en relación a la trágica “desbandá” de la carretera Málaga-Almería que titula: Hoja de Vuelo Oficial del Capitán Haya donde se demuestra dónde estaba y que servicios realizó durante los días de la Toma de Málaga..

Señalan en dicho blog:

En consecuencia el Capitán Haya, como se demuestra por su hoja de servicio no pudo nunca bombardear dicha carretera. (Pilotaba los aviones Saboya 81 y Douglas DC-2, preparados para aprovisionamiento). Como todos los pilotos tenía sus estudios aeronáuticos de como bombardear, suministrar, de transporte, cortes de vías de comunicación, corte de cableado telefónico y telegráfico, apoyo de tropas en tierra, etc, tanto con mal tiempo como con bueno y como defenderse de un ataque. A pesar de tener estos estudios y planos, el Capitán Haya debido a su rango, no podía dar nunca ninguna orden de bombardeo. Se consideran “bombardeos estratégicos” y era el Jefe del Estado Mayor el encargado de fijar los objetivos y dar las órdenes siempre por escrito. ¿Dónde están las órdenes que supuestamente dicen que dio el Capitán Haya cuando este no puede dar órdenes de bombardeo ni fijar objetivos?

Esto es tan falso, como queda demostrado al aportar la hoja de servicio o de Vuelo Oficial de aquellos días de Carlos de Haya, un documento publicado ya por los propios familiares, y comprobar que Haya ese día no se encontraba ni mucho menos en esta zona realizando bombardeos sobre la población civil.

Pese a ello algunos historiador@s locales se empeñan en señalar a Haya como planificador o responsable, de lo sucedido en la llamada “desbandá” o huída de civiles de Málaga a Almería desde el punto de vista de los bombardeos aéreos de los huidos de Málaga. En este análisis se obvia que la propia mujer e hijos de Haya eran trasladados en dicha columna, falleciendo uno de sus dos hijos gemelos. Como prisioneros.

Los familiares y Aviadores de ambos bandos ya se han reconciliado en 2019

Pero por otro lado Mirentxu Haya nos señala las magníficas relaciones que hoy en día mantiene con aviadores de la República agrupados en ADAR (Asociación de Aviadores de la República). Hay que tener en cuenta que la generación que combatió en el aire durante la Guerra Civil, se formó en los mismos lugares, y Carlos de Haya era un reputado piloto e Instructor de Vuelo. Nadie pone en duda que la Memoria de los Aviadores Repúblicanos debe preservarse, protegerse y conservarse. Dudamos también que éstos por la reputación como Aviador de Haya si vivieran, se les ocurriera a día de hoy quitarle una placa de una calle con su nombre en reconocimiento de su faceta como Aviador e Inventor.

En esta foto podemos ver a Emilio Herrera (posteriormente presidente en el exilio del Gobierno de la República) y a Carlos de Haya a la derecha, en la presentación del Integral Haya, que llevaba incorporado el Horizonte Artificial…

En este sentido debemos recodar precisamente del lado de la República la opinión que merecía Carlos de Haya como Aviador:

Opinión de Emilio Herrera (Presidente en el exilio de la República):”Pocas veces un oficial del Arma de aviación puede superarse a si mismo en el cumplimiento de su deber como el citado Capitán Haya.” (revista A y A. marzo nº 579, 1989) 
Opinión de Mendiola(Piloto republicano):”En Tablada fui destinado a la escuadrilla de Vara de Rey. Allí conocí al teniente D. Carlos de Haya González, mi instructor de vuelo sin visibilidad. Sentía por aquel oficial verdadero cariño y admiración.” (revista Aeroplano, nº 17) 
Opinión de Ramón Franco (Unido al bando sublevado a pesar de sus ideas republicanas):”… yendo tripulado por Carlos de Haya, piloto de grandes méritos y especialista en vuelos nocturnos…” “Una vez terminado este vuelo de veinte horas, en que me ayudaron grandemente las excepcionales condiciones de Carlos de Haya…” (Águilas y Garras, Comandante Franco)
Opinión de José Jové (Piloto republicano):”… nos notificó la muerte de D. carlos Haya, y se dio cuenta de que me afectaba mucho, pues según él se me humedecieron los ojos, y que era muy sentimental, le dije que, cuando en los años 30 al 33 todos los de Aviación éramos una familia, Haya era profesor de la escuela de Mecánicos de Aviación, me había ayudado mucho, me regaló unos libros de dicha Escuela, (que aún conservo) y había volado mucho con él en los vuelos de entrenamiento, de vuelo sin visibilidad, en los atardeceres del campo de A. de Henares.” (Libro de José Jové) 
Opinión de Felix Igunza (Piloto Republicano):”Recuerda a alguno de los alumnos que volaban con Carlos Haya, que eran generalmente más antiguos que él, como el comandante Botana, que era cojo. Haya venía a volar a Cuatro Vientos e Igunza era su mecánico fijo, haciendo muchos vuelos y viajes con el piloto. Los alumnos se turnaban contínuamente, “bajaba uno y subía otro”, con lo cual volaba muchísimo, no paraba; según sus apasionados comentarios “era el mejor aviador de España.” (Revista Aeroplano, Año 2004, nº 22) 
Opinión de Lacalle (Piloto republicano):”Me limitaré a reproducir uno solo, pero sacado de un libro escrito por uno de sus enemigos. Dice Andrés García Lacalle, destacado piloto gubernamental y jefe de caza de la aviación republicana durante la guerra: “El Capitán Haya era, según mi opinión, el piloto más completo que tenía la aviación franquista y por quien sentía respeto y admiración. Personalmente le había visitado en Bilbao, en su casa de la Gran Vía, solicitando su consejo referente a la conveniencia o no de hacerme piloto civil, para después pasar a efectuar el curso de piloto militar. Y digo que era el más completo piloto porque dominaba todas las especialidades teóricas y prácticas.” 
Opinión de Serguiei Abrósov (Historiador ruso):La batalla de Teruel 
Páginas 207-208 
Según declaración de los pilotos republicanos en el combate fueron derribados 6 Messerschmitt y 4 Fiat. En territorio republicano fueron hallados varios Fiat: uno con el piloto español muerto, el capitán Carosaya, conocido como el mejor piloto de España; el piloto del otro – piloto italiano, al ser arrestado opuso resistencia y fue muerto; el piloto italiano del tercer avión fue hecho prisionero.

Con todos estos datos en la mano, alguien debe reflexionar, de nuevo en profundidad sobre la “purga” que de nuestra Memoria Histórico-Aeronáutica se está llevando a cabo con la Ley de Memoria Histórica en la mano. El Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 15 de Madrid, ha puesto la sensatez de nuevo en el punto de mira. ¡No dejemos que la arbitrariedad, la venganza y el odio borren este increíble legado! Esto cada vez huele más a checa cultural, y eso no parece ser lo más razonable cuando han pasado más de 80 años de la muerte de Carlos de Haya ni de los cientos de miles de españoles que se dejaron la vida por la insensatez de unos pocos cuyas mentalidades parece que siguen aún entre nosotros hoy por desgracia.

La arbitrariedad es prima hermana de la injusticia. Todo esto produce una muy profunda tristeza por la sensación de que no hemos avanzado demasiado en lo que se refiere a ese tipo de mentalidades. Y ese tipo de mentalidades, además, suponen una clara amenaza para la salud democrática de nuestro pueblo… 80 años después del imperio de la insensatez.

Algo se debería aprender de cómo por ejemplo en el Museo o Galería de Celebridades Bizkaínas se hace mención desde 2014 del ilustre vizcaíno Aviador Carlos de Haya.

Tenemos en este claro ejemplo cómo se puede preservar el legado técnico-aeronáutico de Haya en este caso, sin deslizarse por el territorio de la pura y dura especulación. En Vizcaya-Bizkaia están hoy orgullosos de esta celebridad por sus aportaciones a los avances de la aeronáutica mundial.

Deja un comentario