Celebrando las 100 horas del A400M con el ALA 31

Aviaciondigit@l/Fotos y video: Antonio Troyano

0

Zaragoza-Getafe, SP.- Nuestro colaborador A.Troyano ha pasado una intensa mañana desde que el C295/T21 del Ala 35-40 despegaba de Getafe por la RWY 23 entorno a las 08:50LT. Viento 360º 6 nudos, CAVOK (Clouds and Visibility OK), temperatura exterior 18ºC y QNH106. Perfecto para volar en este avión salido de Sevilla hace ya algún tiempo y que se encontraría con su nuevo “hermano”, mayor de tamaño, el A400M/T23, el primero del Ejército del Aire que le espera en el la Base Aérea de Zaragoza. Se trataba de un encuentro con lo más avanzado de la industria española, con acento europeísta.

Ambos nacieron en el mismo lugar, la FAL de Sevilla, aunque en distintos lugares, que desde hace más de 90 años viene fabricando aviones, antes llamados Airbus Military, EADS, CASA, y antes aún Hispanos allá por 1920… España es un país de referencia en aviones de transporte militar, y esa experiencia se ve culminada, con la “ayuda” de los socios europeos hasta haber hecho posible el A400M, un avión que está aún puliéndose, puesto que cualquier aeronave nueva tiene un período de adaptación, sobre todo cuando se trata de un concepto radicalmente distinto a lo desarrollado hasta el momento. Sólo hay que fijarse en su hélices, y en general de su diseño.

El encuentro de estos dos “parientes” tenía un motivo de celebración claro. El A400M del Ejército del Aire ha volado ya más de 100 horas. Troyano nota que la casi inmediata entrada en potencia de los dos turbohélices del C295 contrasta con la lenta aceleración de los motores de los reactores de aviones comerciales a los que está acostumbrado. Aunque no se trata de un despegue táctico, algo impresionante siempre, el gradiente de subida le resulta absolutamente espectacular tratándose de un avión de transporte… Tecnología española en estado puro, muy fiable.

Rumbo a Zaragoza donde el viento es 280º y 8 nudos, visibilidad a más de 10 kms., nubes escasas a 5000 pies, 17ºC y QNH1017. A las 9:47LT toma en Zaragoza por la RWY30R.

Con el A400M/T23 ya a la vista les atiende el Coronel Jefe del Ala31 en la que presta Servicio, Andrés Gamboa, que señala que el indicativo radio del nuevo invitado del Ala será “DUMBO”, exactamente el mismo que los Hércules/T10 que paulatinamente serán sustituidos por el nuevo avión sevillano. Al retirarse el último Hércules si cambiaran el indicativo para el A400M éste se extinguirían. En su momento los T10 Hércules cisternas del ALA31 tenían como indicativo “Mamut” que se pensó incorporar a los T23 A-400M, pero finalmente se mantendrá “DUMBO”. “Dumbo 40” será el indicativo radio. Gamboa señala a los medios que frente a la denominación “Atlas” de la RAF a sus A400M, en Zaragoza, en el ALA31 le llaman “Gordito”.

El segundo A400M está previsto que se entregue antes de final de año. Ya tendrá capacidad para reabastecer en vuelo, además de más capacidad de hacerlo que el Hércules, ya que la carga que puede llegar a transportar es de hasta 37Tn, frente a las 20 del Hércules. Otra cuestión es la de reabastecer helicópteros en vuelo, algo no definitivamente solucionado aún. Pero todo se andará.

España tiene un importante déficit en reabastecimiento en vuelo desde la suspensión de la adquisición de los A330MRTT. Pero la solución intermedia del A400M alivia algo las capacidades de hacerlo. Respecto a su sustituido T10 le dobla en alcance, autonomía y capacidad de carga (puede albergar nueve palets+2 en la rampa, un camión de bomberos grande, dos helicópteros o dos carros de combate). Para que se hagan una idea un Zaragoza-Washington le llevaría 3 días a un T10, mientras que con el nuevo T23 supone 9 horas y media, como ha demostrado recientemente en su primer vuelo trasatlántico con visita a México (FAMEX2017)

Hasta el momento son 4 los pilotos habilitados para pilotarlo. España tiene realmente hecho el encargo de 27 unidades, de las que el Ejército del Aire recibirá 14, y Defensa tendrá que intentar colocar 13 en el mercado a otros países. El símil que emplea el Coronel Gamboa es la de que se trata de un salto como “de la máquina de escribir a un ordenador”.

Los problemas que han ido surgiendo, como el de la caja de engranajes del motor, están corregidos ya en esta unidad al ser sustituida, y en las siguientes que se le entreguen al Ejército ya vendrá con la corrección hecha.

Otro handicap a solucionar limita su capacidad de lanzamiento de hasta 116 paracaidistas, ya que éstos no pueden hacerlo simultáneamente por ambos lados del avión, por lo que se necesitará para solucionarlo una modificación aerodinámica en su parte trasera para simultánea lanzamientos  por ambas puertas ya que el rebufo hace que éstos se puedan golpear contra la aeronave, lo que de momento limita dicho lanzamiento a una u otra salida.

Aún está limitado como comentábamos a la siguiente unidad el re abastecimiento en vuelo, o implementados los sistemas antimisiles, radares y alertas de amenazas que sí lo estarán en la segunda unidad cuando se incorpore este año. En 2018 aún no se sabe si serán 2 o 3 unidades a recepcionar (Airbus no se atreve aún a asegurarlo).

Para P.Guerrero, uno de los pilotos habilitados, se trata de un “cambio de filosofía” su pilotaje respecto al T10 de fabricación norteamericana, al tratarse ya de un “avión del siglo XXI”, tecnológicamente muy desarrollado. La transición la califica de “cómoda” del T10 al T23, señala el incremento de carga de trabajo en tierra para transmitirlo luego al interior del cockpit, mientras que en el caso del Hércules el sentido era el inverso, mucho trabajo en el cockpit que luego se trasladaba a tierra. Once personas hacen falta en los dos casos, pero ocho están en tierra entre TMAs e Informáticos en el caso del A400M, además de los dos pilotos y el jefe de carga, mientras que el Hércules necesitaba dos pilotos, navegante, mecánico dos jefes de carga y cuatro TMAs. Esta diferencia es la que describía Guerrero.

6 meses para acumular 100 horas de vuelo y de experiencia de vuelo en el A400M. En marzo se sustituía la caja de engranajes de los motores 1 y 3.

Verlo volar como punto por la trampilla del T21 tiene un significado muy especial, en el sentido de la continuidad de esta industria en la que España destaca como es la del montaje de aviones de transporte militar. Los C212, C235 y C295 ya han demostrado todo lo que tenían que demostrar y se encuentran por medio mundo cumpliendo misiones satisfactoriamente. Ahora le toca a este “Gordito” demostrar lo que vale y con todas las capacidades finalmente disponibles lucirse en los cielos.

Se despegó el T21 desde Zaragoza para la sesión fotográfica del A400M a las 12:05LT, aterrizando a las 13:10LT casi una hora disfrutando en el aire de una visión espectacular la del A400M/T23 de punto del T21. Las fotos son el resultado de este trabajo gráfico de nuestro colaborador gráfico A.Troyano desplazado a Zaragoza para la ocasión.

T21 con el que nos desplazamos desde Getafe a Zaragoza y vuelta. Un auténtico orgullo de la historica industria española.
T21 con el que nos desplazamos desde Getafe a Zaragoza y vuelta. Un auténtico orgullo de la historica industria española.

 

A las 13:55LT calzos fuera, despegando a las 14:22LT de Zaragoza por la RWY30L, tomando sin novedad de nuevo en Getafe a las 15:35LT y con calzos 15:40LT. Los Tenientes Javier Robles y Juan Albéndiz nos ha llevado y traído Getafe-Zaragoza-Getafe sin novedad. Lo mejor que se puede decir siempre de estos profesionales del Ejército del Aire. Trato excepcional y facilitador del Gabinete de Prensa del EA. Como siempre.

 

 

Deja un comentario