¿El principio del fin? (II)

0

Arde controlLeo, pasmado,la nota de prensa de Aena sobre la labor de Carmen Librero. Soy controlador y desde dentro no damos crédito a lo que vivimos día a día en la sala de control y eso es lo que nos mantenía esperanzados en que la banda de Librero caería tarde o temprano.

Sectores integrados, las regulaciones inexistentes o inútiles por extemporáneas, los cambios de horarios que lo único que han conseguido ha sido unas dotaciones de sala, sobre todo por las noches, insuficientes para garantizar la seguridad y que ha llevado a Eurocontrol a recomendar no usar el espacio aéreo español, los servicios forzosos detraidos de nuestro escaso tiempo libre, todo son parches sobre parches que solo son una huida hacia adelante ante la cruda realidad de que "de donde no hay no se puede sacar"; la imposibilidad de hacer cambios para conciliar intereses familiares o la imposibilidad de hacer horas extras por lo apretado del turnero, la imposición dictatorial de criterios operativos que solo demuestran la ignorancia en materia de control de los que, siendo controladores, sirven a su amo con docilidad; las actitudes chulescas, los incumplimientos de acuerdos previos, los incumplimientos de la ley acompañados de "vaya Ud. al juez".

El aumento considerable de reduciones de jornada o excedencias con la consiguiente reducción de plantilla, ese es el resultado de una gestión que ha conseguido SOLO encabronar a los controladores, desprestigiándoles ante la opinión pública, quién sabe si en el fondo era ese el único o el principal y oculto objetivo de dicha gestión y de quien la lideraba, y hacer perder millones a las compañías aéreas que, con su torpe apoyo a esta política de acoso, se van escaldadas y espero que enseñadas. Llevamos cinco años sin convocatoria de oposiciones a control. Durante los próximos 20 sufriremos, sufrirán, tamaño desatino y todos recordarán a "La Librero" como la artífice de tal desaguisado de la misma forma que aún seguimos sufriendo las consecuencias del invento de los CAC´s del año 86 y que supuso un parón considerable en la incorporación de nuevos controladores.

Efectivamente, "En estos tres años ha sido la artífice de la reforma estructural del sistema de navegación aérea español, impulsada por el Ministerio de Fomento". Ella con la ayuda inestimable de Pepiño y sus resortes de poder mediático, legislativo y coactivo han reestructurado el sistema, pero el resultado ha sido tan catastrófico como cabía esperar de quienes han llevado al país al estado en que está. Lo del "coste competitivo" que se lo cuenten a las Cías. Aéreas y a sus cuentas de resultados. Ya se van, benditos y con Dios vayan. Nosotros lamemos nuestras heridas, que son muchas pero cicatrizarán. Espero que ello/as, al menos sepan reconocer el daño que han hecho y si no que se pudran en su soberbia.

Al nuevo Director de Navegación le pido: que dejen a los verdaderos profesionales hacer su trabajo y organizar la operatividad de sus dependencias con cordura, sensatez, y eficacia, que se lave la imagen de los controladores, que se les restituyan sus derechos, que inmediatamente se de paso a nuevos controladores, que pidan nuestra colaboración, en estas condiciones, y ya verá como la tienen, como siempre la han tenido en momentos críticos y este es el peor de todos.

Nosotros seguimos siendo necesarios y ellos NO, por eso ellos se van y nosotros seguimos DE DERROTA EN DERROTA HASTA LA VICTORIA FINAL.

Deja un comentario