El último hidroavión comprado por España lo estrenó en el incendio de Aleas una empresa privada

0

(LACRONICADEGUADALAJARA.net/Augusto González) Guadalajara, SP, 1 de agosto de 2014.- El 18 de julio de 2014 se vivía a ras de tierra en los alrededores de Cogolludo el siempre dramático intento de sofocar un incendio forestal, avivado por un viento incensante y en malas condiciones climatológicas. Arriba, en el cielo, hacía su aparición por primera vez en una operación real el flamante UD 14 04 / 43 44, según se podía apreciar en su matrícula. Era, y es, el más reciente avión comprado por el Reino de España para la extinción de incendios. Desde un par de semanas antes, opera a cargo de una empresa privada (INAER)

En efecto, el 4 de julio, el Consejo de Ministros "tomaba razón de la adjudicación y puesta en servicio del avión anfibio Bombardier CL-415 para los trabajos de extinción de incendios forestales durante la campaña de verano", según el literal de la nota de prensa emitida por Moncloa, donde también se argumentaba que "la tramitación de este nuevo avión, adquirido por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a finales del pasado año, se ha realizado por vía de emergencia para asegurar su operatividad en la actual campaña de incendios".


En realidad, la aeronave ya se encontraba en la base de Torrejón desde el pasado mes de noviembre, cuando fue entregada por el fabricante canadiense. Se hizo así para dejarla en custodia del 43 Grupo de Fuerzas Aérea allí radicado y que es quien ejecuta tradicionalmente las labores contra incendios todos los veranos, administrativamente mediante un convenio con el Ministerio de Agricultura.


Ahora, el departamento que dirige Isabel García Tejerina ha optado por adjudicárselo por trámite de urgencia (lo cual evita el concurso público) a INAER, una empresa privada integrada en la multinacional Avincis. Para esta decisión se esgrime que la oferta privada era más económica que la del Ministerio de Defensa.


Lo de entregar aviones de titularidad pública a empresas privadas para su gestión y mantenimiento no es algo nuevo. En 2010, por ejemplo, con Rodríguez Zapatero en el Gobierno la propia INAER en UTE con Airbus se hacía con los aviones C-212 del Servicio de Aduanas, encargo que el Ministerio de Economía y Hacienda no va a renovar, precisamente, en aras de un mayor ahorro.


INAER es un proveedor bien conocido en el Ministerio de Agricultura, que le ha contratado en los últimos años su flota de helicópteros antiincendios forestales, como los conocidos Kamov. El aún reluciente Bombardier opera, en consecuencia, desde la base salmantina de Matacán.


El modelo nuevo Bombardier es una versión mejorada del CL-215 que introduce un motor turbohélice (PW123AF) que mejora la operatividad y seguridad en vuelo. Su velocidad es de 160 millas/hora, frente a los 125 millas/hora del CL- 215, lo que proporciona una mayor eficiencia en el volumen de agua descargada en extinción. También dispone del "Sistema Autofeather" que abandera la hélice automáticamente, lo que, en caso de fallo de motor, minimiza la resistencia al avance.

Dispone de potencia de reversa, lo que proporciona mejor maniobrabilidad del avión en tierra y reduce el espacio necesario para la parada del avión tras el aterrizaje o amerizaje. Cuenta con un sistema de mandos de vuelo hidráulicos y sistema de aire acondicionado, lo que permite un pilotaje menos exigente en esfuerzo físico, con la consiguiente disminución de la fatiga e incremento de la seguridad de vuelo.


Este avión cuenta con una capacidad de descarga de 6.000 litros. Desde el Gobierno se asegura que "está especialmente adaptado a las condiciones de carga de agua en los embalses españoles, al poder recoger el total de su capacidad en un perímetro de un kilómetro".

Deja un comentario