Encuesta a pasajeros revela las preocupaciones ante el COVID-19

0

IATA, Geneve.- La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) ha realizado una encuesta donde se muestra que la disposición a viajar se ve atenuada por las preocupaciones sobre los riesgos de contagiarse del COVID-19 durante los viajes en avión. Los planes de reanudación de la industria abordan las principales preocupaciones de los pasajeros.

Preocupaciones por los viajes durante COVID-19

Los viajeros están tomando precauciones para protegerse de COVID-19 con el 77% diciendo que se lavan las manos con más frecuencia, el 71% evitando las grandes reuniones y el 67% habiendo usado una mascarilla en público. El 58% de los encuestados dijo que han evitado los viajes en avión, y el 33% sugirió que evitarán los viajes en el futuro como medida continua para reducir el riesgo de contraer COVID-19.

Los viajeros identificaron sus tres principales preocupaciones de la siguiente manera:

En el aeropuerto

  1. Estar en un autobús/tren atestado de gente de camino al avión (59%)
  2. Haciendo cola en el control de facturación/seguridad/fronteras o en el embarque (42%)
  3. Uso de los baños del aeropuerto/ instalaciones sanitarias (38%)

A bordo del avión

1. Sentarse al lado de alguien que podría estar infectado (65%)

2. Usar los baños o los servicios sanitarios (42%)

3. Respirar el aire del avión (37%)

Cuando se les pidió que clasificaran las tres principales medidas que les harían sentirse más seguros, el 37% citó el control de COVID-19 en los aeropuertos de salida, el 34% estuvo de acuerdo con el uso obligatorio de mascarillas y el 33% señaló las medidas de distanciamiento social en los aviones.

Los propios pasajeros mostraron su voluntad de desempeñar un papel en la seguridad de los vuelos:

Sometiéndose a controles de temperatura (43%)
Usar una máscara durante los viajes (42%)
Facturación en línea para minimizar las interacciones en el aeropuerto (40%)
Tomando una prueba de COVID-19 antes de viajar (39%)
Saneando su área de asientos (38%).

La gente está claramente preocupada por COVID-19 cuando viaja. Pero también están tranquilos por las medidas prácticas que están introduciendo los gobiernos y la industria bajo la guía de despegue desarrollada por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). Estas incluyen el uso de máscaras, la introducción de tecnología sin contacto en los procesos de viaje y medidas de control. Esto nos dice que estamos en el camino correcto para restaurar la confianza en los viajes. Pero llevará tiempo. Para tener el máximo efecto, es fundamental que los gobiernos desplieguen estas medidas a nivel mundial“, dijo Alexandre de Juniac, Director General y CEO de la IATA.

La encuesta también señaló algunas cuestiones clave en la restauración de la confianza donde la industria necesitará comunicar los hechos más eficazmente. Las principales preocupaciones de los viajeros a bordo incluyen:

La calidad del aire de la cabina: Los viajeros no se han decidido por la calidad del aire de la cabina. Mientras que el 57% de los viajeros creían que la calidad del aire es peligrosa, el 55% también respondió que entendían que era tan limpio como el aire de la sala de operaciones de un hospital. La calidad del aire en los aviones modernos es, de hecho, mucho mejor que la de la mayoría de los otros ambientes cerrados. Se intercambia con aire fresco cada 2-3 minutos, mientras que el aire en la mayoría de los edificios de oficinas se intercambia 2-3 veces por hora. Además, los filtros de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA) capturan más del 99,999% de los gérmenes, incluyendo el Coronavirus.

El distanciamiento social: Los gobiernos aconsejan usar una máscara (o un cubre-cara) cuando el distanciamiento social no es posible, como es el caso del transporte público. Esto se ajusta a la guía de despegue de los expertos de la OACI. Además, mientras los pasajeros están sentados muy cerca a bordo, el flujo de aire de la cabina va del techo al suelo. Esto limita la posible propagación de virus o gérmenes hacia atrás o hacia delante en la cabina. Existen otras barreras naturales a la transmisión del virus a bordo, como la orientación hacia adelante de los pasajeros (que limita la interacción cara a cara), los respaldos de los asientos que limitan la transmisión de fila a fila y el movimiento limitado de los pasajeros en la cabina.

No es necesario adoptar medidas de distanciamiento social a bordo de la aeronave tal como han señalado autoridades de aviación muy respetadas como la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos, la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea o la OACI.

No es ningún secreto que los pasajeros están preocupados por el riesgo de transmisión a bordo. Deben estar tranquilos por las numerosas características antivirus incorporadas en el sistema de flujo aéreo y la disposición de los asientos orientados hacia adelante. Además, la detección antes del vuelo y las coberturas faciales son algunas de las capas adicionales de protección que están siendo implementadas por la industria y los gobiernos con el asesoramiento de la OACI y la Organización Mundial de la Salud. Ningún entorno está libre de riesegos, pero pocos entornos están tan controlados como la cabina de la aeronave. Y debemos asegurarnos de que los viajeros lo entiendan“, dijo de Juniac.

No hay una solución rápida

Si bien casi la mitad de los encuestados (45%) indicó que volvería a viajar a los pocos meses de que la pandemia disminuyera, se trata de un descenso significativo con respecto al 61% registrado en la encuesta de abril. En general, los resultados de la encuesta demuestran que la gente no ha perdido el gusto por los viajes, pero hay bloqueos para volver a los niveles de viaje anteriores a la crisis:

La mayoría de los viajeros encuestados planean volver a viajar para ver a su familia y amigos (57%), a las vacaciones (56%) o a hacer negocios (55%) tan pronto como sea posible después de que la pandemia ceda.
Pero, el 66% dijo que viajaría menos por placer y negocios en el mundo post-pandémico y el 64% indicó que pospondrían los viajes hasta que los factores económicos mejoren (personales y más amplios).

Esta crisis podría tener una sombra muy larga. Los pasajeros nos dicen que pasará tiempo antes de que vuelvan a sus viejos hábitos de viaje. Muchas aerolíneas no planean que la demanda vuelva a los niveles de 2019 hasta 2023 o 2024. Numerosos gobiernos han respondido con salvavidas financieros y otras medidas de ayuda en el punto álgido de la crisis. Como algunas partes del mundo están comenzando el largo camino hacia la recuperación, es fundamental que los gobiernos se mantengan comprometidos. La continuación de las medidas de alivio como el alivio de las reglas de “usar o perder”, la reducción de los impuestos o las medidas de reducción de costos serán fundamentales durante algún tiempo“, dijo de Juniac.

Uno de los mayores obstáculos para la recuperación de la industria es la cuarentena. Alrededor del 85% de los viajeros reportaron preocupación por estar en cuarentena mientras viajan, un nivel de preocupación similar al de aquellos que reportaron una preocupación general por contraer el virus cuando viajan (84%). Y, entre las medidas que los viajeros estaban dispuestos a tomar para adaptarse a los viajes durante o después de la pandemia, sólo el 17% informó que estaba dispuesto a someterse a la cuarentena.

La cuarentena es un asesino de la demanda. Mantener las fronteras cerradas prolonga el dolor al causar dificultades económicas mucho más allá de las líneas aéreas. Si los gobiernos quieren reiniciar sus sectores turísticos, se necesitan medidas alternativas basadas en el riesgo. Muchas de ellas están incorporadas en las directrices de despegue de la OACI, como los exámenes de salud antes de la salida para desalentar a las personas sintomáticas a viajar. Las aerolíneas están ayudando a este esfuerzo con políticas flexibles de cambio de reserva. En los últimos días hemos visto al Reino Unido y a la Unión Europea anunciar cálculos basados en el riesgo para la apertura de sus fronteras. Y otros países han elegido opciones de pruebas. Donde hay voluntad de apertura, hay maneras de hacerlo responsablemente“, dijo de Juniac.

La encuesta

El estudio de 11 países, que se llevó a cabo durante la primera semana de junio de 2020, evaluó las preocupaciones de los viajeros durante la pandemia y los posibles plazos para su regreso al viaje. Esta es la tercera oleada de la encuesta, con oleadas anteriores realizadas a finales de febrero y principios de abril. Todos los encuestados habían tomado al menos un vuelo desde julio de 2019.

Deja un comentario