Exito total del Fly Party Burgos del Real Aeroclub

0
Burgos, SP.- Increíble el evento organizado el pasado fin de semana en el aeropuerto de Burgos, fundamentalmente debido no a la exitosa concurrencia de aeronaves, sino, fundamentalmente a lo sorprendente de su exquisita organización y a un ambiente extraordinario de camaradería y cambio de impresiones realmente sorprendente y encantador al que AD pudo asistir a lomos del famoso EC-XLL (RV8) del ya mítico Aviador Gordillo. Olías presidente del Real Aeroclub de España, y su equipo, en el que por ejemplo nos encontramos la coordinación de operaciones al controlador Carlos Manso, hicieron que nos sintiéramos como en caso, aunque en este caso estábamos en el lugar en el que nacía el director de este medio, con lo que al ambiente aeronáutico, sumamos el que sentimentalmente estábamos realmente en la “Capital del Mundo”: Burgos.

Entre las menciones,  especialmente la generosidad de este Real Aeroclub de Burgos, estuvo la de poder exponer durante la cena anual la situación que Airbus Defense ha abocado a la Fundación Humanitaria de Aviación (HUAV) al apartarles de su propio proyecto con una finalidad muy distante de la Ethics and Compliance que tantas veces ha esgrimido. Numerosos participantes ya vuelan con una simbólica pegatina de HUAV en sus alas como muestra solidaria…

Por allí nos encontramos y disfrutamos junto a Marcelino Ruíz y su lucha por el vuelo adaptado, antiguos dirigentes del sindicato de pilotos SEPLA, el campeón del mundo de vuelo acrobático Ramón Alonso, mientras veíamos como el HEMS en el hangar contiguo del evento no paraba de hacer salidas impagables del helicóptero medicalizado de SACYL, esos vuelos que salvan vidas, tres veces en ese día.

La escenografía de la cena de gala, en el hangar del RACB, simplemente magnífica.

El Real Aero Club de España, el Aero Club de Burgos y la Fundación Aeronáutica Antonio Quintana han organizado un fin de semana aeronáutico en el aeropuerto de Burgos (LEBG), que ha sido todo un éxito de público y participantes, con una cifra récord en nuestra aeronáutica con 110 aeronaves inscritas, y con el plato fuerte el sábado 15 de julio.

Los participantes en el Fly Party han alcanzado las 110 aeronaves, con sus 250 tripulantes, y que gracias al carácter internacional de este evento han llegado de Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Inglaterra, Italia, y por supuesto, también de España.

El aeropuerto de Burgos se llenó el viernes de vehículos, terrestres y aéreos, aviones historicos, de construcción amateur, experimentales, ultraligeros, helicópteros amateurs, a los que han acompañado otros aviones de aviación no comercial. Una excelente ocasión para que la camaradería de los pilotos y sus acompañantes formase multitud de pequeñas tertulias entre ellos, en los que el tema principal ha sido la aeronáutica. El punto central de encuentro para todas las tripulaciones fue la espectacular cena del sábado, después de los vuelos, en uno de los antiguos hangares del aeródromo de Villafría. A ella, muchos de los participantes acudieron vestidos al uso de las aeronaves con las que habían acudido a Burgos.

Como no podría ser de otra manera las estrellas de los vuelos del sábado fueron los dos F/A-18 Hornet del Ejército del Aire, que llegaron al aeropuerto para que uno de ellos realizara su tabla acrobática, desplegando todo el espectáculo visual y “sonoro” de que es capaz este caza.

También sorprendió el Douglas A-1 Skyraider, un bombardero de ataque a tierra embarcado, con el más potente motor radial de pistón, y una hélice ¡de 4 metros de diámetro! que realizó su primer vuelo en 1945 e inició su vida operativa en 1946. Participó en la Guerra de Corea y en la Vietnam. La unidad que voló el domingo realizando múltiples acrobacias, portaba los colores de la Armée de l’Air, la fuerza aérea francesa.

Este H3 es el primer helicóptero ultraligero certificado en España que asistió al Fly Party

Y por supuesto estuvieron presentes el Super Decathlon y el Extra 200 de la Escuela Avanzada de Pilotos EAP del Real Aero Club de España, que realizaron un espectacular vuelo acrobático en patrulla (formación cerrada), demostrando así la calidad de los instructores de la escuela. Tampoco faltó el globo aerostático que realizó el vuelo inaugural del Fly Party, ascensión en memoria del ingeniero español Emilio Herrera, inventor del traje aeroespacial usado por las agencias internacionales aeroespaciales americana (NASA) y rusa (RKA/FKA).

Un éxito sin precedentes, que comenzó con la elección del más prestigioso dibujante de comic de mundo: Romain Hugault. Este accedió a que se usase un dibujo suyo, como afiche del cartel del Fly Party. Todos los amantes de la aeronáutica conocen en profundidad la obra de este piloto de Piper L-4, que como dibujante es un verdadero artista.

Durante el evento se sucedieron varios talleres y grupos de trabajo. En uno de ellos Michel Gordillo contó al grupo su aventura de vuelta al mundo pasando por los polos, y en la que batió varios récords, entre ellos ser el primer piloto de la historia en hacerlo en un pequeño monomotor de construcción amateur. Además, se contó con un representante de la compañía Jeppesen, quien informo de todos de los avances en navegación GPS y los magníficos productos cartográficos de la empresa.

También hubo momento para tratar el problema con el que encuentra los pilotos discapacitados. Se encontraba en la reunión Marcelino “Marce” Ruiz y José Fernández Coppel, con el avión adaptado Aeroprat. Todos esperamos con expectación que AESA desbloquee este asunto, y que como en el resto de Europa, aquellos que están con su movilidad reducida puedan volar como los demás.

Un RV8 especialmente tuneado

También se aprovechó la ocasión para realizar la tercera concentración europea de Cessnas Bird Dog, todos ellos miembros de conocido LOW & SLOW SQ, y que salieron a volar en una formación espectacular. Sus aeropuertos de origen: Francia, España, Holanda y Austria, estos últimos los que realizaron el viaje más largo para llegar: 15 horas de vuelo.

Participaron también los recreadores del grupo Sperhead, ataviados con los uniformes y todos los complementos, incluidos dos espectaculares vehículos de la contienda de Vietnam, una cabeza tractora GMC de tamaño descomunal y un carro de combate M41, ambos en perfecto estado de funcionamiento. Acudieron también los pilotos de la asociación “Desafío Rallye”, venidos de todos los rincones de Europa, el más lejano desde Moscú, siendo la mayoría franceses, y con una más que notable participación española.

Destacar también el nutrido grupo de aviones historicos: dos Piper L4, una Piper L14, un de Havilland Canada DHC-1 Chipmunk, dos Bücker, un Aermacchi SF-260, un Albatros L39, cuatro Cessnas L19 y el Douglas A-1 Skyraider.

Es de reseñar que las estadísticas en este Fly Party lo han situado como de los más importantes en España, incluyendo más de 260 operaciones en una perfecta sincronización, y con el aeropuerto trabajando en horario de uso público o restringido. La pista del aeropuerto de Burgos ha acogido helicópteros, vuelos de estado, aeronaves con plan de vuelo VFR o IFR, vuelos comerciales y no comerciales, aviones de pistón, turbohélice o reactores, aeronaves de construcción amateur y ultraligeros, demostrándose así que las tripulaciones están preparadas para para realizar multitud de operaciones distintas y con aeronaves muy diferentes… y como era de esperar con incidentes “0”.

Deja un comentario