Frenética respuesta de Cospedal a denuncias por el accidente de un F18

Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- Tan sólo 16 minutos ha tardado en responder el Ejército del Aire, tras la publicación por publico.es que firma C. Del Castillo de una segunda información en la que se titula “Para el Ejército, la culpable de los accidentes es siempre la víctima...” una afirmación del exteniente Segura, que fué demandado por María Dolores de Cospedal en 2017 por pedir responsabilidades políticas tras los accidentes de sendos Superpuma del 802 Escuadron del SAR Canarias en 15 meses. Entonces el MACAN (Mando Aéreo de Canarias) lo ostentaba el hoy JEMA (Jefe del Alto Estado Mayor del Aire) y antes Jefe de Gabinete del anterior Ministro de Defensa, Morenés, el General Salto. El General fue duramente criticado entonces por familiares de los 7 fallecidos. Tras lo que fue ascendido al Gabinete de Morenés. En este entorno hoy se emitía un testimonio entorno al accidente de un F18 el 17 de octubre de 2017 en el que fallecía el Teniente del Ejército del Aire Fernando Pérez Serrano. En él se aludían a las “presiones” a las que el militar podría estar sometido el día del accidente. Suponemos que la respuesta del Ejército del Aire depende del Jefe del Alto Estado Mayor y su Gabinete de Comunicación en coordinación con el Ministerio de Defensa.

La nota de prensa express de Defensa era esta:

El Ejército del Aire desmiente tajantemente la información publicada en dos medios de comunicación

General Salto (JEMA) estrecha la mano de María Dolores de Cospedal, Ministra de Defensa

25.01.2018 El Ejército del Aire desmiente que el teniente Fernando Pérez Serrano, fallecido el pasado 17 de octubre en el accidente de un F18 en Torrejón de Ardoz, fuera presionado por sus superiores para que pilotara el avión. La seguridad de vuelo a la hora de iniciar cualquier ejercicio aéreo es prioritaria, y así está recogida en la normativa que rige los vuelos militares.
 
Actualmente hay en marcha un procedimiento judicial para determinar las causas del accidente.

Ante la gravedad de las acusaciones, el Ejército del Aire y el Ministerio de Defensa se reservan el ejercicio de acciones legales contra todos aquellos que difamen acerca de este accidente y sus causas. 

NR. El Ejército del Aire “olvida” señalar en su nota de prensa, que hay una investigación técnica en curso por parte de la CITAAM, y amenaza con las “difamaciones” entorno a las causas del accidente. Desconocemos la fase de la investigación en la que se encuentra.

En el testimonio de esta mañana de un compañero del finado, preservando su anonimato, éste señalaba con anterioridad a las declaraciones del exteniente Segura que el Teniente Pérez Serrano había abortado 6 días antes del fatídico del accidente un despegue “por problemas mecánicos del aparato” en Las Mañanas de Cuatro. Por esto según el testimonio habría recibido una “reprimenda de su superior”. Defensa lo ha negado. Señalan el denunciante que el Coronel de la Base tomó medidas disciplinarias por esos hechos. Defensa no lo aclara amparándose en la Ley de Protección de Datos.

Pero el mismo día del accidente, en poquísimo tiempo para lo que es usual, Defensa ya revelaba entonces que “el accidente vino provocado por una pérdida de potencia de uno de los motores del aparato…”, algo tan inusual como inconveniente para una investigación seria, y que inspire confianza, en un período tan corto de tiempo, y que ha contribuido a lo que posteriormente se ha ido conociendo y alimentado el descontrolado número de posteriores revelaciones.

El diario El Independiente publicaba la pasada semana que “el piloto fue informado de que uno de los motores de los F18 no funcionaba” así como que “a pesar de ello” Pérez continuó su misión   

En este artículo también se hacía alusión a que uno de los TMAs del Ejército del Aire habría comunicado al Teniente Pérez que no funcionaba uno de los motores, pese a lo que habría decidido realizar el vuelo de instrucción programado, y supuestamente basándose en que con el otro motor “la aeronave puede volar sin problema”. Algo que deberá aclarar el preceptivo Informe de la CITAAM, pero que cuando menos extraña bastante tal y como se plantea en este artículo, que añade que este tipo de decisiones son “habituales entre los pilotos”, añadiendo además una afirmación como es que “este tipo de averías no asusta a los pilotos como Pérez…”, lo que ya no sólo choca sino pone en seria duda esta subjetiva apreciación. En Aviación hay algo llamado Manuales de Vuelo, y lo demás es literatura. O debería ser así, incluso en el Ejército del Aire, al menos en tiempos de paz. Y aquí es donde la “presión” a la que se habría visto expuesto el profesional debe analizarse con todas las garantías de independencia y asepsia técnica en el Informe del órgano de investigación militar, la CITAAM, despejando dudas de cualquier tipo.

Efectivamente según publica publico.es: “Varias fuentes han desmentido a Público, incluido el propio Ministerio de Defensa, que ningún piloto militar, ya sea de un caza de combate como el F18, de un helicóptero o de un avión de transporte, despegue con la consciencia de que uno de sus motores está averiado. Suele ocurrir, reconocen fuentes extraoficiales, que las aeronaves despeguen con testigos de aviso encendidos, por la presión de los mandos a los pilotos o por decisión propia de estos. El manual lo prohíbe, pero en muchas ocasiones son los propios avisadores los que fallan o señalan circunstancias que no impiden que se vuele con seguridad”

El handicap, evidentemente, es que estos Informes en el ámbito militar de la CITAAM, tienen carácter reservado, convirtiéndose todo esto en una pescadilla mordiéndose la cola, donde el factor detonante evidentemente es si hay o no confianza o no en dichos Informes en el ámbito militar. Por la reacción de los familiares de los militares en los dos accidentes de los Superpuma del SAR Canarias, la confianza no brilla precisamente en este entorno. Y este es el problema. Saber ¿porqué no hay confianza?. Si en el ámbito civil, los informes de la CIAIAC, civil, son cuestionados y actualmente se está decidiendo si el accidente del JK5022 se vuelve a “investigar” en una Comisión en el Congreso de los Diputados, nos podemos imaginar fácilmente la desconfianza que una Investigación reservada puede suscitar entre los familiares, amigos y compañeros de un militar fallecido…

Otro factor que publico.es desvela es que también habría “presiones” del Ala12 en la que servía el Teniente Pérez (36 de los 85 F18 del EA), por parte de la OTAN, tras un examen de su operatividad, dado que había “suspendido” siendo necesario que 17 de las aeronaves estén en cualquier momento listas para el despegue, e indica que el Coronel Jefe de la Base de Torrejón exige 20 unidades en lugar de las 17, pese a lo que la OTAN consideró negativamente los requisitos para participar en sus misiones, y este año volverá a ser examinada la unidad. Si no lo supera no podrá participar en maniobras OTAN por parte de España.

En definitiva estamos hablando de FFHH en el ámbito militar, lo que hace aún mas complicado el asunto, si realmente no se cree en el mandato de la safety en las operaciones militares, algo que dudamos sea posible, y que es la CITAAM la que debe concluir tras su análisis con las oportunas recomendaciones.

En cualquier caso para llegar al punto de la denuncia precisamente en este entorno militar estaría además indicando que la confianza de lo que resuelva la investigación oficial estaría “bajo mínimos” como ha venido sucediendo en los últimos años y especialmente tras los dos accidentes en Canarias.

La pregunta es ¿tienen nuestros militares los mismos derechos a su propia seguridad que los civiles, a pesar del ámbito en el que se desarrolla su trabajo y sus misiones? Si Defensa niega que el Teniente Pérez fuera presionado por sus superiores para volar el F18, evidentemente esto debería indicar que el Informe así lo reflejará. Y si a pesar de esto sus compañeros y familiares siguen sin creerlo la confianza perdida es un evidente síntoma de un mal que aqueja a nuestra sociedad, muchas veces justificadamente… Y esa confianza tanto la Ministra Cospedal como el General Salto deben hacerse merecedores de tenerla.

 

 

 

 

Deja un comentario