18.6 C
Madrid
mayo, viernes 7, 2021

Las 5 lecciones principales del legado de Bessie Coleman

La mayor lección de su legado es que lo importante no es cuántos años pasamos en esta Tierra, sino cómo maximizamos el tiempo que se nos da.

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

FAA, LaTasha Tucker.- A pesar de que han pasado casi 95 años desde su trágica muerte, los profesionales de la aviación y los aficionados continúan inspirándose en la audacia y determinación de Elizabeth “Bessie” Coleman

En 1921, se convirtió en la primera mujer de ascendencia afroamericana y nativa americana en obtener una licencia de piloto de aviación, así como en la primera persona de ascendencia afroamericana y nativa americana en obtener una licencia de aviación internacional de la Fédération Aéronautique Internationale. Aquí hay cinco lecciones podemos aprender de su legado.

1. Florezca donde está plantado, incluso cuando el suelo parezca poco prometedor

Nacida el 26 de enero de 1892, Bessie fue la décima de 13 hijos, de padres que eran aparceros en Texas. Pasó su infancia ayudando a sus padres a cosechar algodón y caminando cuatro millas hasta su escuela segregada, donde completó los ocho grados. Pocas personas habrían predicho que Bessie alcanzaría el reconocimiento y la admiración nacional basándose en sus humildes comienzos, creciendo en la pobreza en el Sur dividido racialmente. Sin embargo, como aviadora y visionaria, se elevó más allá de las barreras de ese trasfondo. Su legado revela que dónde empiezas no determina en última instancia dónde terminas.

2. Deje que sus deseos y sueños lo lleven hacia su destino

Cuando Bessie tenía 23 años, trabajó como manicurista en una barbería de Chicago donde escuchó a los pilotos compartir sus experiencias sobre volar durante la Primera Guerra Mundial. Escuchar estas experiencias iluminó su destino. Según Bessie:

“El aire es el único lugar libre de prejuicios. sabía que no teníamos aviadores, ni hombres ni mujeres, y sabía que la carrera necesitaba estar representada en esta línea tan importante, así que pensé que era mi deber arriesgar mi vida para aprender sobre la aviaciÓn ”.

Bessie Coleman

Para lograr este sueño, de hecho tendría que enfrentar un grave peligro y arriesgar su vida. Durante su formación para su licencia internacional, fue testigo de la muerte de un compañero de estudios en un accidente aéreo. Aunque el accidente tuvo un impacto emocional en ella, no la impidió obtener su licencia. En Los Ángeles, se rompió una pierna y tres costillas cuando su avión se detuvo y se estrelló el 22 de febrero de 1923. Después del accidente, le dijo a un periodista: “Dile al mundo que voy a volver“.

Bessie salió del hospital tres meses después y volvió a volar. En 1926, Bessie murió mientras probaba su avión antes de un espectáculo aéreo en Jacksonville, Florida. La tragedia le impidió lograr su último sueño de establecer una escuela para jóvenes aviadores negros, pero Bessie se convirtió en una parte significativa de la historia porque persiguió diligentemente sus sueños. y cumplió muchos de ellos hasta que exhaló su último aliento. El legado de Bessie nos enseña que cuando deseamos ser parte de algo más grande y alcanzar nuestros sueños, ganamos el coraje para avanzar hacia nuestro destino y, a menudo, transformar la historia en el camino.

3. Reconozca el poder de la perseverancia

Con cada desafío que experimentó, Bessie encontró una manera de sortearlo. Cuando no tenía el dinero, tuvo dos trabajos, como manicurista y gerente de un salón de chiles, y ahorró para pagar la escuela de aviación. Debido a su raza y género, recibió innumerables rechazos de las escuelas de vuelo de EE. UU, por lo que Bessie obtuvo el respaldo financiero de prominentes empresarios afroamericanos para poder estudiar en Francia. Su persistencia valió la pena porque se convirtió en una sensación en los medios cuando regresó a los Estados Unidos como la primera aviadora negra e indígena.

Una vez que Bessie quiso ganar dinero como piloto de acrobacias, decidió que necesitaba una instrucción más avanzada, por lo que regresó a Francia para continuar su educación en aviación. Una vez más, su persistencia fue recompensada porque se destacó en el campo altamente competitivo de vuelo de exhibición, atrayendo grandes multitudes dispuestas a pagar y ansiosas por presenciar sus maniobras temerarias. Debido a su popularidad, Bessie también fue solicitada para eventos importantes, entrevistas en periódicos y charlas, lo que generó más publicidad y ganancias para ella. De su legado, vemos que la perseverancia nos ayuda a encontrar ventanas de oportunidad cuando la ignorancia cierra algunas puertas.

4. Defina usted mismo; ignore a los que odian

Bessie se ganó apodos como “Brave Bessie” y “Queen Bess” debido a sus complejas acrobacias y su fama. Sin embargo, a pesar de su fama entre personas de todas las razas, fue criticada por tener una naturaleza oportunista y un estilo extravagante. Tales críticas tuvieron poco efecto en el enfoque y el carácter de Bessie, y no comprometieron sus valores. Cuando actuó, insistió en que las multitudes no fueran segregadas. Además, en un momento dado, Bessie tuvo la oportunidad de protagonizar una película titulada “Shadow and Sunshine”, pero abandonó el set cuando se dio cuenta en la primera escena de que la película perpetuaría los estereotipos de los negros como pobres y oprimidos. Basado en el legado de Bessie, aprendemos que cuando nos definimos a nosotros mismos, no permitimos que otros dicten nuestras oportunidades o nuestros límites.

5. Maximice el momento, porque su influencia se extiende más allá de su vida.

Bessie Coleman

Bessie vivió una vida corta, murió a los 34 años, y su carrera como piloto duró solo cinco años. Pero su influencia ha sido de gran alcance durante décadas: los edificios y las calles recibieron su nombre; se escribieron numerosos libros sobre su vida para públicos de todas las edades; se han otorgado becas a su nombre a estudiantes de aviación; y se han diseñado muñecos y juguetes con su imagen. En su honor, el Servicio Postal de EE. UU. Emitió un sello postal para conmemorarla en 1995.

A nivel individual, Bessie influyó en algunos de los afroamericanos más destacados de nuestra nación en la aviación y la industria aeroespacial. El teniente William J. Powell , que dedicó su vida a promover la aviación negra, fundó Bessie Coleman Aero Club en 1929, así como Bessie Coleman Flying School y Bessie Coleman Aero, el primer fabricante de aviones de propiedad afroamericana. En su libro “Black Wings”, incluyó una foto de Bessie y le dedicó esa publicación.

Según la biógrafa Doris L.Rich, Mae C. Jemison , la primera astronauta afroamericana en el espacio, llevó una foto de Bessie Coleman en su primera misión en 1992.

Incluso en el siglo XXI, Bessie sigue siendo un modelo a seguir, especialmente para las niñas que aspiran a tener carreras en la aviación o el aeroespacial. Quizás la mayor lección de su legado es que lo importante no es cuántos años pasamos en esta Tierra, sino cómo maximizamos el tiempo que se nos da.

Sin lugar a dudas, Bessie Coleman dejó un plan para triunfar sobre la adversidad y generar respeto en los campos competitivos. Gracias a su valentía y compromiso, se ha ganado otro apodo: “Amada Bessie”, porque su legado todavía despierta los corazones y la imaginación de personas de diversos orígenes y generaciones.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies