Mejor prevenir que apagar

0

Palma de Mallorca, SP.- En 2017, el Govern de les Illes Balears se embarcó en el proyecto Medidas contra incendios que tiene como objetivo principal poner en marcha una ayuda económica para fomentar que los agricultores y los titulares de explotaciones agrícolas y forestales de Mallorca lleven a cabo acciones de limpieza y aprovechamiento de la masa forestal susceptible de ser propagadora de incendios, de acuerdo con el IV Plan General de Defensa contra Incendios Forestales de las Illes Balears.

Según la filosofía china tradicional, existe una forma de clasificar los fenómenos naturales, y sus interrelaciones: la teoría de los Cinco Elementos de la Naturaleza. Entre todos ellos, encontramos el fuego, el cual ha sido crucial en la supervivencia del ser humano y en el transcurso de su evolución. Sin embargo, como pasa con casi todo, este también puede ser perjudicial para nosotros y para todo lo que nos rodea, causando estragos allá por donde pasa. 

Y, en un contexto de crisis climática, no es de extrañar que la presencia del fuego y de los consecuentes incendios en montes, bosques, barrancos, etc., pase de lo ocasional e, incluso, estacional a lo habitual. Y es que los incendios forestales suponen cambios en el ciclo del agua, una pérdida casi irreparable de biodiversidad y de suelo para los ecosistemas, poniendo a su vez en peligro a la población asentada dentro de las masas forestales.

Por ello, y teniendo todo esto muy en cuenta, el Govern de les Illes Balears aprobó, en 2017, el proyecto Medidas contra incendios, el cual pretende iniciar una ayuda económica para fomentar, entre los agricultores y los titulares de explotaciones agrícolas y forestales mallorquines, la realización de acciones de limpieza y aprovechamiento de la masa forestal susceptible de ser propagadora de incendios, de acuerdo con el IV Plan de Defensa contra incendios Forestales de las Islas Baleares.

El proyecto, que cuenta con un presupuesto total de 2.500.000€ procedentes del Impuesto de Turismo Sostenible (ITS) y cuya ejecución va desde el año 2017 hasta el actual, exigirá a los beneficiarios de la ayuda una valoración de los restos forestales extraídos para contribuir a una mejora en la eficiencia energética y en la mitigación del cambio climático.

Entre los beneficios del proyecto encontramos aspectos económicos, ya que supone un ahorro para la administración en las tareas de prevención y extinción de incendios. Sin embargo, también tiene repercusiones muy importantes sobre el medio ambiente y el paisaje, además de mejorar la seguridad de 

las zonas boscosas y el ocio que en ellas se desarrolla.

No obstante, este proyecto no es el único que el gobierno autonómico ha llevado a cabo en materia de prevención de incendios forestales. Ya desde el año 2016 se aprobó, gracias a lo recaudado con el Impuesto del Turismo Sostenible (ITS), un proyecto que tenía como fin último la instalación de diversos depósitos de agua que permitirían mejorar el suministro de agua a los medios de extinción de los operativos, tanto terrestres como aéreos. Este contaba con un presupuesto de unos 400.000€ y su ratio de aplicación se extendió por Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera.

Desde el 1 de julio de 2016, se aplica el Impuesto del Turismo Sostenible a todas las estancias en alojamientos turísticos de las Islas Baleares. Gracias a esta aportación, se pueden realizar inversiones importantes con el fin de compensar el impacto territorial y medioambiental del turismo en Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera. De hecho, el archipiélago tiene actualmente en marcha 156 proyectos que cuentan con una inversión de más 200 millones de euros.

Deja un comentario