Ryanair la máquina de evadir impuestos: las contrataciones

0
Ryanair

Madrid, SP.- Ryanair no sólo se beneficia de la “singularidad” de Irlanda en materia fiscal (Parte 1), si no que también lo hace en el ámbito laboral

Los tipos de contratos de RYR son sólo dos: Empleados de la empresa con contrato irlandés, independientemente de que trabajen en el país que sea, o falsos autónomos, que facturan a través de empresas interpuestas, que se ven obligados a fundar por imperativo de RYR, y que facturan ETT irlandesas o británicas (aquí esta la ingeniería fiscal).

¿Y del IVA que hay?

Pues poco o nada para el resto de los países de la Unión Europea. Para ello utilizan empresas que gestionan los contratos de los autónomos, que se encargan en dar de alta al trabajador y tramitarles el IRPF, alguna de ellas situada en la “mítica” Marbella, según fuentes de Aviaciondigit@l.

Todos los empleados, residan y trabajen en cualquiera de las 86 bases de RYR, se ven forzados a domiciliar su nómina en el Banco de Irlanda, y a pagar impuestos de residentes aunque no lo sean, y todo sea finalmente un montaje.

Un punto importante son los denominados Floaters, unos pilotos autónomos que cada dos meses cambian de base, y que RYR los emplea como puros “mercenarios”, que no se sabe bien ni dónde residen, ni dónde cobran, ni dónde pagan impuestos.

Afortunadamente la Comisión Europea está obligando a que las nuevas contrataciones de RYR tengan que pagar la seguridad social en los países donde trabajan. Pero, todavía son una minoría; los muchos que trabajan en nuestro país siguen cotizando en la SS irlandesa, y ni tan siquiera se les ha cursado una tarjeta de SS de traslado, como tampoco lo hacen con los que semana a semana se mueven desde una base a otra sin más aviso que la publicación de la programación, se tienen que pagar su traslado y hoteles. ¿Qué compañía española puede competir contra eso?

Dinero
Evasion de impuestos

RYR destroza el tejido social donde se radica. Sus empleados se ven obligados a pagar casi todos sus impuestos en Irlanda, y sustituyen a empleados de empresas españolas que antes los pagaban en España. De todo eso ahora no queda nada, y los que todavía pagan algo, cada vez son menos porque sus empresas españolas no pueden competir, y sus salarios son cada vez mas reducidos.

RYR aplica una política de  “tierra quemada” por donde pasa, generando conflictividad laboral, y dejando un sector empobrecido, que pierde el interés del Gobierno porque parece que no vale nada, y que no deja ningún beneficio al Estado, o sea, que se lo regalamos a RYR.

Mientras tanto el “vampiro” RYR entre las sombras, se sigue alimentando de la sangre fresca de jóvenes pilotos de toda Europa, y más de un 20% de todos ellos, ciudadanos europeos, los capta en su red previo pago de 30.000€ (para la obtencion de la Habilitación Tipo),  prometiéndoles un trabajo de autónomo falso, donde aparentemente gana más que en otras compañías, a costa de su deslocalización fiscal y social, y que terminan encontrándose envueltos en una continua incertidumbre laboral y/o fiscal.

Esos pilotos de apenas 20 años esclavizados, son la sangre que alimenta a los insaciables y ambiciosos inversores del otro lado del Atlántico y las Islas del Canal, que lo único que miran cada ejercicio es el dinero que su esbirro O’Leary les trae de vuelta, después de esquilmar a los países de la EU sin piedad, y ni tan siquiera temor, sino con una impunidad terrible.

La historia del Imperio romano de hace 2000 años pero en flujo inverso. Ahora todo se va a Britania o mas allá… Nadie sabe a ciencia cierta a dónde.

Deja un comentario