SPICA defendió frente a AESA la dignidad de los controladores, frente a lo que consideran una claudicación de USCA

0

Madrid, SP.- Hace ya tiempo que la organización mayoritaria de controladores españoles USCA, decidió admitir seguir la política de “admisión de culpa” como estrategia sindical. Acuerdo de Conformidad con la Fiscalía como método para resolver según señalaban la poca confianza que tenían en la Justicia en relación a los sucesos del 3D2010, donde reconocieron nada menos que haber abandonado su puesto de controladores aéreos. Exactamente lo sostenido durante todos estos años por la que fuera directora de Navegación Aérea, la ex-Secretaria General de Transportes, Carmen Librero. USCA con dicho reconocimiento, reconocía también explícitamente que Carmen Librero, que les acusó públicamente de abandonar masivamente sus puestos, supuestamente, habría dicho la Verdad. Para un controlador abandonar su posición de control es como para un cirujano sería hacerlo de la mesa de operaciones en un quirófano .

Mientras SPICA, se negaba a semejante reconocimiento, y por tanto lo sostenido por Librero por ejemplo en Sede Judicial y ante alguna Comisión de Fomento en el Congreso. Como consecuencia del Acuerdo USCA-Fiscalía, se evitó la celebración de Juicio Oral, y los controladores no firmantes de dicho Acuerdo, y la Sociedad en su conjunto, vieron como se desvanecía la posibilidad de que la Verdad aflorara, de forma tan pública, como público fue el descrédito profesional que desde el Gobierno del que José Blanco era Ministro se impulsó en repugnante campaña. Pues los controladores que no suscribieron dicho Acuerdo de Conformidad, vieron atónitamente aliviados, como se sobreseía la imputación de los profesionales no conformes con esa admisión de su culpabilidad y abandono de sus puestos. En este sentido, una Justicia casi mas divina que humana se impuso.

Pero por aquello de la coherencia, cuando AESA en 2016 iniciaba un procedimiento de Inspección de Control Normativo en Barcelona(LECB), 20 y 26 de octubre, focalizado entre otras cuestiones en el briefing antes de comenzar el Servicio, iniciando finalmente un Procedimiento Sancionador que afectaba tanto al proveedor de servicios de Navegación Aérea público ENAIRE, y contra 72 controladores de la dependencia, dos controladores del sindicato minoritario de controladores, SPICA, decidieron no asumir una culpa y una responsabilidad que no les correspondía.

AESA había “certificado” que su herramienta informática(“un simple software casero” lo califican algunas fuentes) no daba fallos, lo que entre otras cuestiones “exponía a sus controladores a las garras de AESA”, sentencian.

El Expediente de ENAIRE se resolvía con 72.000€ sin alegaciones. Por otra parte, 24 de los 72 Expedientes abiertos a sus controladores , se resolvían al considerarse la prescripción de los hechos. Los restantes 48 profesionales se les consideraba culpables, imponiéndoseles sanciones que oscilaban entre los 1500-7500€. 46 de éstos controladores, todos pertenecientes al mismo sindicato (es decir USCA), según indica SPICA en una entrada la semana pasada en su web, autorizaron a su sindicato a pagar en su nombre dichas sanciones con la correspondiente reducción por pago voluntario y por asunción de responsabilidad. Es decir reconociendo lo planteado por AESA a la hora de incoar dicho Expediente.

Desde el punto de vista de SPICA la cuestión tenía connotaciones relevantes pues afectaban a la propia seguridad de la aviación civil ante el reconocimiento del no cumplimiento de obligaciones en el Artículo 44.1 de la Ley de Seguridad Aérea. Es decir de la Norma que rige la Seguridad Aérea en España. “En último término se consideraba que los controladores sancionados no habían cumplido con la diligencia debida las normas, reglas, medidas y condiciones de seguridad requeridas en cada actividad u operación aeronáutica” por lo que se deduce que la aceptación del Expediente de AESA, “ponía en duda la dignidad y profesionalidad de nuestro colectivo, una vez más” señalan desde SPICA.

Dos controladores de SPICA no asumieron semejante descrédito a su dignidad profesional, llenas de intenciones según apreciaban para el desprestigio profesional y emprendieron un Contencioso-Administrativo contra AESA que finalmente ha sido considerado por la Sala y la semana pasada el día 7 de marzo se falló a su favor mediante Sentencia Estimatoria, dejando sin efecto esas mismas multas que los 46 controladores afiliados de USCA habían satisfecho. Ambas “victorias” complejas, como cualquier procedimiento judicial contra la Administración, tortuosas y complejas, felizmente se han resuelto favorablemente a estos dos profesionales. AESA ha sido condenada en costas.

Desde SPICA nos señalan fuentes conocedoras de este Procedimiento que “la única estrategia de defensa del Abogado del Estado se basaba en la culpabilidad de estos dos controladores por asimilación de los 46 sancionados”, que reconocieron los hechos.

El sindicato SPICA saca una clara moraleja, que tiene engarce con lo sucedido con el Acuerdo de Conformidad respecto a lo acontecido con el 3D2010, como es que no se debe conformarse con la injusticia, ni ser cobarde ante el poderoso, agacharse ante la imposición de dicho poder sobre la lógica, en este caso la Lógica de la Verdad, acusando de “cómplices a los que no quieren luchar” aunque se tenga que recorrer un tortuoso y difícil camino para que la Verdad y la Justicia afloren.

Reconociendo este sindicato que no siempre se triunfa en la búsqueda de la Justicia y la Verdad, esto se ve compensado con la satisfacción profesional y personal que produce cuando ésta, como es este caso, llega…

Deja un comentario