“No hay duda de que la industria aeronáutica y espacial de Toulouse han sido objeto de espionaje”

0

6 de julio de 2013.- Las impactantes declaraciones de Edward Snowden acerca del espionaje que lleva a cabo la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos a nivel mundial no han supuesto ninguna sorpresa para Bernard Carayon, diputado del UMP (Unión por una Mayoría Popular ) de 1993 a 1997 y posteriormente de 2002 a 2012. En la Asamblea francesa, Carayon es considerado un especialista en patriotismo e inteligencia económicas, y por lo tanto en espionaje.

Así, ha sugerido a François Hollande que acelere la votación de la conocida como propuesta de ley “Carayon”, que afecta a la protección del secreto comercial, en lugar de lanzar a los Estados Unidos una advertencia ante la cual ya sabemos que, a priori, no se detendrán…Gracias a las misiones y trabajos parlamentarios que ha llevado a cabo durante casi quince años, este antiguo diputado tiene la certeza de que históricamente, la poderosa máquina de espionaje de Estados Unidos se ha puesto siempre al servicio de las empresas estadounidenses y de sus intereses estratégicos. Y de que desde hace más de diez años, y amparándose en la lucha contra la amenaza terrorista, el sistema de espionaje estadounidense se ha reforzado; la naturaleza de los servicios de espionaje norteamericanos se caracteriza por una curiosidad sin límites.

No obstante, Bernard Carayon ha identificado algunos sectores de actividad estratégicos que se escapan a las leyes del mercado y en los cuales los Estados desempeñan un papel importante: “Las industrias aeronáutica, espacial y farmacéutica, cuyo potencial en términos de creación de empleo y riqueza sólo es comparable al poder y a la independencia que proporcionan a los países en que se desarrollan. No debemos ignorarlo“, añade el ex – diputado, refiriéndose a la zona de Toulouse donde desarrollan sus actividades empresas como Airbus, ATR, Thalès, y Astrium, y su pléyade de subcontratas. Según revela Carayon, “no sólo es bien sabido que representantes del American Presence Post (APP) y de la embajada estadounidense en París están destinados en Toulouse para identificar subcontratas de Airbus que podrían ser recompradas por Boeing, además no cabe ninguna duda de que se han llevado a cabo operaciones de espionaje en el sector aeronáutico de Toulouse. Los servicios estatales en Haute-Garonne lo saben perfectamente. La Prefectura ha recibido informes redactados por la DCRI (Dirección Central de Inteligencia Interior francesa) que recogen dichos ataques y su naturaleza“. Una fuente anónima ha confirmado esta información a “La Dépêche du Midi”.

Con el fin de reorganizar los servicios de contra-espionaje e inteligencia franceses, la vigilancia económica y la lucha contra el espionaje industrial han pasado de ser competencia de la DST (Dirección de Vigilancia del Territorio) a depender de la DCRI. En Toulouse se ha creado una sección especial que sensibiliza a los directivos de empresas estratégicas acerca del desafío de la seguridad informática, e investiga los ataques cuando se producen. No sabemos quiénes son las víctimas, ya que “las consecuencias económicas podrían ser desastrosas”. En cambio, Bernard Carayon dice conocer a los espías y algunos de sus métodos: “Son los estadounidenses, por supuesto. ¿Por qué cree que han abierto un consulado en Toulouse?”, recuerda este especialista en espionaje económico.

La cónsul Rachel Schneller no ha querido hacer comentarios respecto a esta supuesta parte de su misión. Carayon menciona también a otros países, como China, Rusia e incluso España, que se mantienen “a la escucha” de la economía de Toulouse. Dado que lso espías no violan los sistemas informáticos de sus objetivos a distancia, puede decirse que trabajan a la antigua usanza: “Becarios y proveedores de servicios varios, como mantenimiento informático, limpieza y mantenimiento, auditores y gestores contables, podrían ser agentes a sueldo de servicios de inteligencia o de competidores extranjeros”, advierte finalmente el ex – diputado.

Deja un comentario