Criterios para las pruebas de COVID-19 en el proceso de viaje en avión

0
Corona virus test kit - Swab sample for PCR DNA testing

IATA, Geneve.- La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) publicó los criterios para el uso de las pruebas de COVID-19 en el proceso de viaje. Si los gobiernos deciden introducir las pruebas de COVID-19 para los viajeros que llegan de países considerados de alto riesgo, las pruebas deben dar resultados rápidamente, poder realizarse a escala y funcionar con muy altos índices de precisión. Además, las pruebas deben ser rentables y no crear una barrera económica o logística para viajar.

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) publicó la guía de despegue, que es la guía mundial que deben seguir los gobiernos para reconectar a sus pueblos y economías por vía aérea. El despegue de las capas de medidas para mitigar el riesgo de transmisión de COVID-19 durante los viajes aéreos y el riesgo de importación de COVID-19 a través de los viajes aéreos. Las pruebas de COVID-19 no deberían ser una condición necesaria para reabrir las fronteras o reanudar los servicios aéreos.

La tecnología de pruebas rápidas de reacción en cadena polimerizada (PCR) en el punto de atención podría ser una capa útil de protección para los viajeros procedentes de países considerados de mayor riesgo, lo que podría eliminar la necesidad de medidas más gravosas e intrusivas, como la cuarentena, que es un obstáculo importante para los viajes y la recuperación de la demanda.

Las aerolíneas están comprometidas a reducir los riesgos de la transmisión de COVID-19 por vía aérea y las pruebas de COVID-19 podrían desempeñar un papel importante. Pero debe aplicarse de acuerdo con la orientación de la OACI para la reanudación mundial con el fin de facilitar los viajes. La velocidad, la escala y la precisión son los criterios de rendimiento más críticos para que las pruebas se incorporen efectivamente en el proceso de viaje”, dijo Alexandre de Juniac, Director General y CEO de la IATA.

Como parte del proceso de viaje, las pruebas de COVID-19 tendrían que ser realizadas por funcionarios de salud pública capacitados y cumplir con los siguientes criterios:

Velocidad: Los resultados de las pruebas deben ser entregados rápidamente, con resultados disponibles en menos de una hora como mínimo.
Escala: Si las pruebas se realizan en el aeropuerto, debe alcanzarse una capacidad de prueba de varios cientos de pruebas por hora. El uso de saliva para tomar muestras en lugar de hisopos nasales o de garganta facilitaría esto y también se esperaría que redujera el tiempo y mejorara la aceptación de los pasajeros.
Precisión: Es esencial una precisión extremadamente alta. Tanto los resultados falsos negativos como los falsos positivos deben estar por debajo del 1%.


¿Dónde encaja la prueba en el proceso de viaje?

Lo ideal sería que las pruebas de COVID-19 se requirieran antes de la llegada al aeropuerto y dentro de las 24 horas del viaje. Los pasajeros que llegan “listos para volar” reducen el riesgo de contagio en el aeropuerto y permiten la pronta reubicación de cualquier viajero que dé positivo.

Si es necesario realizar pruebas como parte del proceso de viaje, se recomienda que se hagan a la salida. Los gobiernos tendrían que reconocer mutuamente los resultados de las pruebas y la transmisión de datos debería tener lugar directamente entre los pasajeros y los gobiernos de manera similar a como se gestionan actualmente las autorizaciones de los visados electrónicos.

Los requisitos de las pruebas sólo deben aplicarse durante el tiempo que sea necesario. Para asegurar esto, se deben realizar evaluaciones periódicas.

¿Quién debe pagar?

El costo es una consideración importante. Las pruebas deben facilitar los viajes y no suponer una barrera económica. Con pruebas en algunos destinos europeos que cuestan más de 200 dólares, esto es una verdadera preocupación. La IATA apoya el Reglamento Sanitario Internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que exige que los gobiernos sufraguen los costos de las pruebas sanitarias obligatorias. Cuando se ofrece una prueba de forma voluntaria, debe cobrarse a precio de costo.

¿Qué pasa cuando alguien da positivo?

Lo ideal es que las pruebas se realicen antes del viaje o en el punto de partida y un resultado positivo significaría que el pasajero no podría viajar según lo previsto. En este caso, las aerolíneas han estado ofreciendo flexibilidad a los consumidores. Esto incluye la re-reserva o los reembolsos de acuerdo con la política comercial de la aerolínea. Muchas aerolíneas ofrecen la misma flexibilidad a los pasajeros que sospechen que tienen síntomas compatibles con COVID-19, así como a los miembros del mismo grupo de viaje, en particular cuando son miembros del mismo hogar.

Si se exige la realización de pruebas a la llegada y un pasajero da positivo, entonces el pasajero debe ser tratado de acuerdo con los requisitos del Estado receptor. No se debe exigir a las compañías aéreas que repatríen al pasajero o pasajeros ni “castigarlas” con sanciones financieras como multas o con sanciones operativas como la retirada del derecho a operar en el mercado.

Vea la presentación de David Powell sobre las pruebas

Deja un comentario