Definitivamente la aeronave que cayó en Cádiz era un helicóptero Aloutte II

0

Dos fallecidos ocupaban el helicóptero-un Alloutte II- siniestrado en los alrededores de Medina Sidonia (Cádiz), hace un par de días. La confusión que rodea el accidente aéreo podría estar relacionada con la extraña carga de pago que transportaba según los primeros indicios. De ahí la noticia que publicábamos en su momento, y que en principio hacía alusión a un ULM. Rapidamente un lector nos dijo que se trataba de un helicóptero, dado que en la fotografía de Diario de Cádiz aparecía una turbina.

La Guardia Civil busca droga en el entorno del helicóptero siniestrado (Diario de Cádiz)

La investigación continúa en torno al misterioso accidente aéreo de un helicóptero en el cerro Croquer de Medina Sidonia, en el que murieron dos personas, ciudadanos de algún país de Europa del Este, que fue descubierto de forma fortuita en la tarde del martes por unos trabajadores. La hipótesis de que la aeronave -un helicóptero Alouette II, un antiguo modelo francés de los años 70- podría ser utilizada por una organización dedicada al narcotráfico, parece cobrar fuerza, aunque las pesquisas están siendo llevadas con gran discreción por la Brigada Judicial de la Guardia Civil. En la mañana de ayer, agentes de la unidad canina del Instituto Armado llevaron cabo batidas de rastreo en el entorno del accidente, probablemente en busca de posibles cargamentos de droga perdidos durante en el violento siniestro. Esta sospecha podría explicar por qué un helicóptero de estas características no contaba con un plan de vuelo y por qué nadie denunció la desaparición de los pilotos. No en vano, a falta de que lo confirme con precisión la autopsia, se estima que el accidente tuvo lugar hace cinco o seis días. Con todo, la investigación sigue adelante centrada en gran medida en los dos cadáveres hallados junto a los restos del aparato, que fueron identificados ayer por forenses del Instituto de Medicina Legal de Cádiz. Hasta ahora sólo ha trascendido que se trata de dos varones extranjeros de algún país de Europa del Este. Los cuerpos se encontraban en mal estado de conservación y uno había quedado carbonizado, al arder el combustible del helicóptero. Los restos del aparato, aún desperdigados por el monte asidonense, fueron inspeccionados ayer por funcionarios de la Dirección General de Aviación Civil, del Ministerio de Fomento.

Deja un comentario