19.2 C
Madrid
octubre, sábado 23, 2021

El límite de lo tolerable es lo que dice sobre la fatiga el Art. 4a de la LSA

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Cartel Hace un par de días en plena calle Mayor de Guadalajara, me topé con una de esas historias que los medios especializados en aviación, como el nuestro, que es suyo, no podemos abarcar salvo que cambiemos de nombre o especialidad. Pero como un resorte aquella increíble conversación callejera sobre lo mal, !no lo siguiente!, que funciona la Justicia patria, en la que el altavoz humano callejero empezaba por denunciar el turno de oficio del Colegio de Abogados de Madrid, o la Fiscalía, y terminaba por el defenestrado Dívar, el Constitucional, el Supremo, y creo que algún oficial de algún Juzgado. Todo documentado, y pese al reconocimiento de cierto analfabetismo jurídico, el protagonista apuntaba uno tras otro una serie de presuntos delitos que si algún día decido dedicarme a las leyes y no han prescrito, sería un honor poder llevar este asunto adelante.

Depronto recordé una Sentencia a una controladora aérea sobre un asunto laboral que había extraviado entre las miles de ocupaciones que este privilegio que es dotar de contenidos AD a diario para Vds. Se trata de la Sentencia que confirma el expediente a Cristina Antón, hoy candidata a la vicepresidencia de USCA. La expedientada incluso apunta que efectivamente siguiendo el procedimiento normal, y perjudicando el servicio, se habría evitado complicaciones. Imaginé un encuentro suyo con el denunciante callejero guadalajareño. Está invitada a comer Cristina en la Cuna Aeronáutica Española, si le quedan ganas por lo de "Aeronáutica". Buscaré una productora interesada en este proyecto.

El asunto, pese a que Antón, como es su costumbre le dota de una ironía admirable, creo que por no convertirlo en una tragedia sobre la injusticia que terminaría en un interminable monólogo probablemente, hizo que reflexionara sobre lo tolerable y lo no tolerable de esto que ya comienza a ser un durísimo momento histórico que estamos comenzando a vivir y a sufrir.

El artículo de referencia en el blog de la propia Cristina se titulaba: "Si quieres casarte conmigo…ponte a la cola". Mejor que ella nadie puede describir la situación que ha vivido. Si quieres disfrutarlo pincha sobre el título. Pero repito la dulce y sarcástica ironía de Antón, no debe hacernos bajar la guardia sobre lo que sus palabras traslucen. Se trata de algo, en el estricto sentido ciudadano, gravísimo. A mi modesto entener claro.

Para el que suscribe la situación de la Justicia, comienza a ser intolerable, como intolerable es que se viertan continuamente opiniones sobre ella sin fundamento alguno. Una Justicia intolerable acaba siendo algo mucho más que peligroso. Acaba siendo injusticia. Historicamente la injusticia, o el sentimiento de no protección o desamparo de ésta al ciudadano(por cierto que el colectivo al que pertenece Cristina he podido constatar que se encuentra bastante desamparado), tiene unas nefastas consecuencias que prefiero ni pensar. Cuando el ciudadano ha de defenderse, y defender a otros de la injusticia estalla el conflicto. Y el conflicto tiene imprevisibles consecuencias siempre lamentables. Vaya por delante que siempre me he mostrado opuesto al uso de la fuerza desatada.

Los que nos aproximamos al medio siglo de vida consideramos eso tan manido del Estado de Derecho, como un mal menor en un mundo lleno de "lobos para el hombre" que diría Hobbes. Y además todo el que se ha visto inmerso en un proceso judicial es muy difícil que se encuentre plenamente satisfecho cuando termina el pleito. Este matiz es algo precisamente que caracteriza a la justicia, no dejar demasiado satisfecha a ninguna de las partes, en aras a una cierta equidistancia salomónica de la que debería estar dotada. En otro caso deja de ser Justicia.

Siempre existe una cierta prevención por opinar acerca de las resoluciones de judicatura, pues debilitarla es debilitar ese mal menor al que aludía antes al referirme al Estado de Derecho. Pero es cierto que tambien existe la libre expresión, opinión y el derecho a la información. Afortunadamente entre los asesores legales con los que cuenta esta publicación tenemos un más que aceptable buen abogado, y creo que un buen amigo cuando la ocasión lo ha requierido. Me comentaba ayer que una coletilla muy empleada por los abogados cuando opinan o expresan algo más intuitivo que fundado con el soporte de la prueba es un "en el estricto sentido de la defensa". Negó que no se pueda opinar sobre un actuación judicial, y me dijo algo que movió algo dentro, con enorme profundidad ciudadana, de mí: "si a uno le niegan el derecho a opinar sobre algo, es como si le negaran el derecho a pensar o a respirar. Esto, desde el punto de vista del Derecho es una aberración categórica en los países avanzados juridicamente. Te recomiendo que utilices alguna vez la coletilla que empleamos los abogados, adaptándola a tu actividad editorial. dí en estricto sentido editorial…" Los buenos amigos suelen dar oportunos consejos. Le haré caso…

En estricto sentido sentido editorial, la Sentencia que confirmaba el expediente a Cristina por un Juzgado de lo Laboral de Palma de Mallorca, estaba basada en algo que se denomina F U N D A M E N T O S D E D E R E C H O, (cuando fuí pasante en un despacho se separaban por un espacio las letras, cosa que ahora ya no se hace), y le hinqué el diente a una serie de frases apoteósicamente dignas de ser estudiadas en las facultades de derecho españolas, que transcribo LITERALMENTE:

La actora no ha demostrado causa justificada alguna para no acudir al trabajo.

Es de conocimiento general que la actora y sus compañeros de trabajo han venido percibiendo salarios de hasta más de 500.000EUR anuales por causa del extraordinario número de horas que trabajaban y el elevado precio de las mismas, por su carácter extraordinario establecido en su Convenio Colectivo.

Que alguien, que realizaba muchas más horas antes de la revisión del pago de las mismas, que venían realizando jornadas muy superiores cuando se les abonaban de forma tan extraordinariamente privilegiada, alegue fatiga y cansancio cuando la Administración demandada está en proceso de revisión de las jornadas realizadas y el abono de las extras trabajadas por tales trabajadores que se han negado durante años a revisar el Convenio Colectivo vigente, es tanto como pretender ostentar el poder de dirección de su trabajo en la empresa, poder que corresponde al empresario, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 20 ET.

La actora no es quien para determinar si está o no fatigada o estresada a efectos de cumplir con su trabajo, como no lo está ningún trabajador por cuenta ajena, pues que a los controladores aéreos les es de aplicación, también, el art. 14 de la Constitución Española.

Desde el día xx-xx-xxxx la actora fue dada de baja por IT, por un médico autorizado para ello, y eso es una causa justificada para no acudir al trabajo, pero no consta en modo alguno que estuviera en tal situación el xx-xx-xxxx.


Sólo puedo decir una serie de cosas que me sugiere el texto:

1.-En el minuto uno de recibir este escrito, el que suscribe lo pondría en manos de su abogado.
2.-El poner bajo Fundamentos de Derecho, un razonamiento que comienza con un "es de conocimiento general", denota algo de tendenciosidad. Pero lo que es seguro es que ni se trata de un Fundamento de Derecho el que algo sea "de conocimiento general", y mucho menos un HECHO PROBADO.
3.-Hablar de "extraordinario número de horas que trabajaban" o que Cristina Antón "antes de la revisión del pago realizaba muchas más horas", me consta que no era así. Luego dificilmente se puede tratar de un HECHO PROBADO.
4.-Calificar de "forma extraordinariamente privilegiada". Significa emplear el término exacto que la mass media utiliza al referirse a este colectivo. Dudo que en algún Código se pueda fundamentar esto.
5.-Decir que "se han negado durante años a revisar el Convenio Colectivo vigente", es aseverar algo que imagino que tendrá documentado el autor de la Sentencia, o que simplemente no habrá leído demasiado algún medio independiente al respecto que pueda aportar otro punto de vista al respecto. Me gustaría saber cómo se puede llegar a esa conclusión. Este es el único FUNDAMENTO DE DERECHO, que se basa en un artículo, además del 14 de la Constitución sobre la "fatiga". El 20 del Estatuto de los Trabajadores. Y lo hace exclusivamente para llegar a una conclusión sobre esta tésis, que además se basa en algo que no creo que esté fundamentado en HECHOS. El único hecho incuestionable es que se ha tardado años, hasta el Laudo arbitral de Pimentel, en renovar el Convenio. Pero esa apostilla "y se han negado", habría que concretar quién o quien no lo ha hecho.
6.-Pero lo que me parece muy relevante es la frase referida a la fatiga: "La actora no es quien para determinar si está o no fatigada o estresada…" Aquí simplemente añadiré lo que dice la Ley de Seguridad Aérea en vigor (2003), cuando transcribimos su ART.4a : "4.a Abstenerse de ejercer dichas funciones y de realizar tales actividades en caso de disminución de la capacidad física o psíquica requerida". Me parece entrever en mi modestísima opinión, y en un estricto sentido editorial que sobra cualquier tipo de comentarios al respecto.

Sólo recomendar que cuando se hace alusión a la "fatiga" en el ámbito aeronáutico se lea antes la enorme profusión de informes científicos que avalan que estamos ante una seria amenaza latente a la seguridad aérea. Y si esto no es posible, sólo es necesario molestarse en leer las conclusiones y recomendaciones del Informe del accidente de Colgan Air elaborado por la NTSB. Quizás nunca más tras leerlo se emplee este término en los términos que vemos se ha empleado en esta Sentencia.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies