Japón, cada vez más cerca de una asociación para desarrollar el caza del futuro

El objetivo es proponer un reemplazo autóctono para el Mitsubishi F-2

0

Atalayar/Lucas Méndez.- El país nipón podría estar cerca de liderar un marco de trabajo internacional en su esfuerzo para desarrollar un reemplazo autóctono para el Mitsubishi F-2.

La Agencia de Adquisición, Tecnología y Logística de Japón (ATLA) admite que todavía está buscando la colaboración con Reino Unido y Estados Unidos para su programa. A medida que avance la década de 2020, el desarrollo del nuevo caza, designado provisionalmente como F-3, coincidirá con el esfuerzo británico de terminar su futuro caza Tempest, así como con los de los Estados Unidos para completar las capacidades de su famosa “sexta generación”.

ATLA pretende establecer un cronograma y decidir el marco básico de los socios de desarrollo para cuando el gabinete japonés apruebe el proyecto de presupuesto para el año fiscal de 2021, que comenzará el 1 de abril del año que viene.

De momento, Estados Unidos es el país que más disposición ha mostrado a la hora colaborar con los organismos japoneses en el desarrollo del proyecto. La interoperabilidad es un factor clave para ambos países, aliados históricos.

Una fuerte inversión desde el principio

Tokio ha invertido significativamente en el desarrollo de tecnologías para el proyecto. Además del demostrador de tecnología X-2, que realizó 34 salidas en 2016-2017, hubo 14 programas adicionales que buscaban tecnologías específicas; como compartimentos armamentísticos, sensores, enlaces de datos y otras áreas consideradas necesarias para un caza de combate superior.

IHI, compañía japonesa especializada en productos mecánicos de precisión, también ha producido el motor experimental XF9-1 para trabajos de laboratorio relacionados con el desarrollo del nuevo caza.

La inteligencia artificial será decisiva

“Reconocemos que las tecnologías relacionadas con vehículos aéreos no tripulados que usan inteligencia artificial se están desarrollando rápidamente, y varios equipos no tripulados se están utilizando internacionalmente. Tendremos suficiente potencial de crecimiento para agregar tecnologías avanzadas como el trabajo en equipo tripulado y no tripulado, a medida que las tecnologías maduren ”, explican desde ATLA.

Richard Aboulafia, vicepresidente analista de Teal Group, cree que el desarrollo de los cazas emergentes actuales mantendrán el manejo humano en la cabina del piloto, pero que un requisito importante será la capacidad de trabajar con sistemas no tripulados.

Deja un comentario