23.8 C
Madrid
junio, domingo 16, 2024

Volar cuando se está enfermo ¿es peligroso?

Son varias las situaciones en las que se desaconseja volar cuando un pasajero se encuentra enfermo. Aquí te explicamos cuales son las más comunes y las que más riesgos implican para la salud

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviación Digital, Sp.- ¿Alguna vez te has preguntado si volar estando enfermo puede suponer un riesgo para tu salud o incluso para la seguridad del propio vuelo?. Aquí te lo tratamos de explicar para que elijas, de la forma más responsable, decidir coger un vuelo o no.

Volar estando enfermo es una decisión que depende de varios factores, incluyendo la gravedad de la enfermedad, el tipo de enfermedad y la consideración de la seguridad propia y de los demás pasajeros.

Influencia de la presión atmosférica

En un avión, la presión atmosférica en la cabina de pasajeros es más baja en comparación con el nivel del suelo. Aproximadamente, la presión en la cabina equivale a la que se experimentaría a una altitud de unos 2.500 metros sobre el nivel del mar, similar a estar en una cumbre de montaña. Esto significa que el aire en la cabina contiene menos oxígeno. Un cuerpo sano generalmente puede adaptarse a este cambio en la presión atmosférica sin problemas graves ya que las personas sanas pueden aumentar ligeramente su frecuencia respiratoria para obtener suficiente oxígeno en estas condiciones.

Sin embargo, esta disminución en la presión atmosférica puede tener efectos adversos en personas que sufren ciertas enfermedades específicas. Durante el vuelo, estas condiciones de salud pueden empeorar debido a la reducción de oxígeno en la sangre y a las variaciones en la presión atmosférica, lo que puede llevar a complicaciones desagradables o incluso peligrosas para la salud. Por esta razón, se recomienda precaución incluso en casos de enfermedades que puedan parecer inofensivas en tierra, ya que los efectos de volar pueden ser diferentes y más perjudiciales para estas condiciones médicas.

Papel del piloto y de la tripulación ante un pasajero enfermo

El piloto y la tripulación de vuelo tienen la responsabilidad de garantizar el bienestar de los pasajeros durante todo el vuelo, no solo en lo que respecta a la seguridad, sino también en términos de la salud y el bienestar de los pasajeros.

Si el piloto, un miembro de la tripulación o incluso un médico de la aerolínea considera que un pasajero puede representar un riesgo para sí mismo o para otros pasajeros debido a una enfermedad o lesión grave, pueden negarle el acceso al vuelo. Esto es especialmente relevante en el caso de enfermedades infecciosas, ya que la exposición en un espacio confinado como un avión puede aumentar el riesgo de propagación de la enfermedad.

Volar con un resfriado

En general, tener un resfriado leve no suele ser motivo para renunciar a un viaje en avión. Los resfriados suelen ser inofensivos y no representan un riesgo grave para otros pasajeros. Sin embargo, es importante que los pasajeros con resfriados se aseguren de que la compensación de la presión en sus oídos funcione correctamente. Esto se puede hacer a través del chasquido en los oídos al tragar o intentar respirar con la nariz tapada.

Si la compensación de la presión no funciona correctamente, puede causar dolor de cabeza y de oído durante el vuelo y estos síntomas pueden persistir después del aterrizaje. En casos extremos, puede ocurrir una hemorragia o una ruptura del tímpano. Si experimentas dificultades graves para igualar la presión en tus oídos, es recomendable considerar posponer tu vuelo para evitar estos problemas de salud.

La fiebre: un riesgo para tu salud y la de los pasajeros

Volar con fiebre es una situación problemática y generalmente no se recomienda debido a varios factores de preocupación. La fiebre es un síntoma de una enfermedad subyacente y muchas de estas enfermedades son contagiosas. Volando con fiebre, existe el riesgo de propagar la enfermedad a otros pasajeros en el entorno cerrado de un avión, pudiendo poner en peligro la salud de quienes están a su alrededor.

Además de la posibilidad de contagio, el cambio en la presión atmosférica en un avión puede ser peligroso o causar problemas en personas con fiebre. La variación en la presión puede afectar la capacidad del cuerpo para adaptarse a la enfermedad subyacente y agravar los síntomas, lo que puede ser perjudicial.

Durante los vuelos largos, especialmente en trayectos de larga distancia, existe un mayor riesgo de trombosis venosa profunda debido a la inmovilidad y la presión en las piernas. La fiebre puede aumentar aún más este riesgo, ya que puede contribuir a la formación de coágulos sanguíneos.

Además, volar en avión puede ser agotador debido a la falta de espacio para moverse y la incomodidad de los asientos. Cuando se tiene fiebre, el descanso es esencial para recuperarse. El estrés y la fatiga del viaje en avión pueden empeorar los síntomas y prolongar la recuperación por lo que volar con fiebre generalmente no es aconsejable. En la mayoría de los casos, es más seguro y beneficioso posponer el viaje hasta que te hayas recuperado completamente para evitar complicaciones, proteger a otros pasajeros y facilitar tu propia recuperación.

Lidiar con la otitis en un vuelo

Volar con una infección del oído medio (otitis) es una situación delicada y generalmente no se recomienda debido a los riesgos asociados con el cambio de presión atmosférica en la cabina del avión.

Una infección del oído medio, como la otitis media, ya provoca dolor de oído en tierra. Durante un vuelo, el cambio en la presión atmosférica puede agravar significativamente este dolor. La trompa de Eustaquio, que normalmente ayuda a igualar la presión entre el oído medio y el ambiente, puede estar inflamada debido a la infección, lo que dificulta la regulación de la presión durante el vuelo. Como resultado, los dolores de oído pueden intensificarse y causar un malestar considerable.

En casos extremos, la presión desigual en el oído medio debido a la inflamación de la trompa de Eustaquio y el cambio de presión atmosférica puede ejercer demasiada fuerza sobre el tímpano. Esto podría dar lugar a una lesión en el tímpano, lo que sería extremadamente doloroso y requeriría atención médica.

Los niños son especialmente susceptibles a las infecciones del oído y a los problemas relacionados con el vuelo. Sus trompas de Eustaquio son más estrechas y tienden a inflamarse más fácilmente que las de los adultos, lo que aumenta la probabilidad de experimentar problemas durante el vuelo en caso de otitis.

Dada la posibilidad de complicaciones y el malestar adicional que puede experimentar debido a la otitis durante el vuelo, generalmente se recomienda que las personas con infecciones del oído medio eviten volar hasta que estén completamente recuperadas.

Evitar volar con gastroenteritis

Volar con una gastroenteritis o infección gastrointestinal es desaconsejable por varias razones importantes. Las infecciones gastrointestinales, como las causadas por virus estomacales, son altamente contagiosas. En un avión, los pasajeros comparten baños y están en un espacio confinado, lo que aumenta significativamente el riesgo de propagación de la enfermedad a otros viajeros.

Además, los aviones comerciales tienen un número limitado de baños disponibles para los pasajeros. Si experimenta una gastroenteritis durante el vuelo, puede encontrarse en una situación incómoda si necesita usar el baño de manera frecuente y todos los baños están ocupados.

Asimismo, las infecciones gastrointestinales suelen causar vómitos y diarrea, lo que lleva a una pérdida significativa de líquidos y electrolitos. La combinación de la enfermedad y el aire seco en la cabina del avión puede aumentar el riesgo de deshidratación. En esta situación, mantenerse hidratado es crucial para la recuperación, pero si su sistema digestivo está debilitado, puede ser difícil contrarrestar la pérdida de líquidos durante el vuelo.

De hecho, hace apenas unos días un vuelo Atlanta-Barcelona tuvo que volver una hora después de haber despegado debido a que un pasajero sufrió una «diarrea explosiva» que, de acuerdo con la tripulación del A350-900, puso en «riesgo biológico» a todos los pasajeros, además de a la tripulación.

Cuando se padece este tipo de enfermedad, se recomienda esta recuperado para evitar complicaciones y proteger tanto su salud como la de los demás pasajeros.

Fracturas de hueso y sus riesgos a la hora de volar

Volar con un yeso o escayola después de una fractura de hueso conlleva ciertas restricciones y consideraciones importantes debido a los efectos del vuelo en el tejido afectado y el riesgo de trombosis venosa profunda.

En las primeras 24 horas después de una fractura de hueso, generalmente está prohibido volar. Esto se debe a que durante este período inicial, el tejido circundante puede estar inflamado y el yeso o escayola no permite que el tejido se ensanche como lo haría en condiciones normales debido a la baja presión atmosférica en la cabina del avión.

Hasta 48 horas después de una fractura, se desaconseja volar, especialmente en vuelos largos. Esto se debe a que el tejido circundante todavía puede estar inflamado y existe un riesgo de trastornos circulatorios o daño en el tejido debido al cambio de presión en el vuelo.

En muchos casos, se prescribe una escayola partida en las primeras etapas de la recuperación. Esta escayola permite cierta expansión del tejido y reduce el riesgo de trastornos circulatorios relacionados con la baja presión atmosférica durante el vuelo.

Si el yeso o escayola se encuentra en la pierna o el pie, existe un mayor riesgo de trombosis venosa profunda durante el vuelo. Mover la pierna es importante para estimular el flujo sanguíneo y prevenir la trombosis. Sin embargo, con el yeso o la escayola, la movilidad se reduce, lo que aumenta el riesgo.

Las regulaciones pueden variar entre las aerolíneas, por lo que siempre es importante consultar las normas específicas de su línea aérea antes de volar con un yeso o escayola. Algunas compañías pueden tener excepciones a las restricciones mencionadas anteriormente o pueden requerir un certificado médico de aptitud para el vuelo.

Los efectos del dolor de muelas en un avión

Volar con dolor de muelas puede ser una experiencia incómoda y dolorosa debido a los efectos del cambio en la presión atmosférica en la cabina del avión. Cuando se tiene una cavidad dental o caries en un diente, se crea un espacio donde el aire puede quedar atrapado. Durante el vuelo, la disminución de la presión atmosférica en la cabina hace que el aire en estas cavidades se expanda. Esta expansión del aire ejerce presión sobre los nervios del diente, que ya pueden estar irritados debido a la caries, lo que puede intensificar el dolor de muelas durante el vuelo.

El cambio en la presión atmosférica en un avión puede afectar la presión en los senos paranasales y los espacios entre los dientes, lo que puede causar dolor o malestar en las personas con problemas dentales, incluso si no tenían dolor previamente en tierra.

Las personas que tienen empastes o puentes dentales mal ajustados pueden experimentar problemas durante el vuelo. Los espacios de aire pueden formarse alrededor de estos empastes o puentes y la presión del aire en la cabina puede ejercer presión sobre los nervios o tejidos circundantes, causando molestias o dolor.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos