25.5 C
Madrid
septiembre, viernes 17, 2021

Argentina no deja que Enrique Piñeyro ayude con su 787

Aviaciondigit@l

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

Barcelona, SP.- Enrique Piñeyro el archiconocido piloto y cineasta ofreció donar todos los traslados de vacunas que necesite Argentina, haciéndose cargo de todos los costes de la operación, ofreciendo formalmente a la Cancillería la oferta, hace ya un año (en esta ocasión para las repatriaciones), y al menos en dos ocasiones, pero no obtuvo respuesta en ninguna de estas dos ocasiones, según información divulgada por infobae.com Ayer noche, AD se ponía en contacto con Piñeyro, que se encontraba en una escala en el Océano Indico, nos indicó.

Piñeyro está operando desde hace meses, tal y como adelantó hace algo más de un año, un Boeing 787 que anteriormente operaba Aeroméxico. Su objetivo era “ponerlo a disposición de causas útiles”, a través de la Fundación Solidaire, que preside.

Ante la falta de respuesta de las autoridades argentinas a su generosa oferta desde que comenzó la pandemia, ha colaborado con las organizaciones Open Arms y la Fundación Vicente Ferrer, llevando decenas de concertadores de oxígeno, cilindros de oxígeno vacíos, pulsioximetros de dedo, máscaras ECPAP, dispositivos CPAC, mascarillas y EPIs, llevando 20 toneladas de estos materiales a la India, para el hospital de Bathalapalli en Andrhra Pradesh, ante la escalada tremenda en el país asiático del COVID. Actualmente están cerrando la compra de un barco para Open Arms.

Enrique Piñeyro en la cabina de su B787

Piñeyro hizo un ofrecimiento igual a la Cancillería en estos términos el 5 de abril de este año:

“Tengo el agrado de dirigirme a Ud. con el objeto de ratificar por este medio el ofrecimiento que le hicimos el 29 de mayo de 2020 de brindar al Estado Nacional apoyo aéreo para la repatriación de compatriotas en el exterior, ampliándolo ahora para el traslado de vacunas. Ponemos a vuestra disposición una aeronave Boeing 787 matrícula P4787 que está en plenas condiciones operativas y con la tripulación disponible. Su destino es ser utilizada en vuelos humanitarios a través de la Fundación Solidaire. La Fundación que presido ofrece al gobierno, en calidad de donación, los vuelos que pueda realizar este avión para el traslado de vacunas al país. Esta propuesta está motivada simplemente en la voluntad de cooperar y brindar al Estado Nacional un recurso que quizá puede serle útil en el marco de la emergencia sanitaria que lamentablemente nos toca atravesar”

No ha recibido respuesta. Piñeyro señalaba a infobae.com que “Ese dinero que se gasta en logística que se gaste en atención directa, y del otro gasto me encargo yo, es una donación. Aceptar una colaboración ciudadana no tiene nada de malo y no hay política en este caso. Es una emergencia en la que cada uno pone lo que puede y lo que quiere. El avión que ofrezco puede llevar casi 30 toneladas de carga y el Estado no tendría que poner ni un solo peso, ni un cobre, me hago cargo de todo. Es una donación entera, ni combustible, ni piloto ni los sandwiches tienen que pagar, y me pregunto y no entiendo por qué siquiera no me responden”, dice.

Argentina está realizando esta labor con Aerolíneas, cuyo coste oficialmente es de unos 300.000 dólares por cada vuelo, mientras que la operación del avión de Piñeyro no supera los 200.000. Piñeyro dice que este ahorro de costes se podría dedicar a atención directa de afectados por la pandemia en la Argentina.

Piñeyro recientemente el 26 de marzo, batió un récord mundial con el Boeing 787 al volar durante 20 horas y 10 minutos entre Séul y Buenos Aires sin escalas, de 10.520 millas náuticas.

“Estábamos haciendo un par de vueltas al mundo para ubicarnos en sectores y realizar entrenamientos. Explorar la performance de un avión implica someterlo a pruebas complicadas y, obviamente, Seúl-Buenos Aires es una prueba complicadísima, es el vuelo más largo que se haya hecho nunca y me pareció que era una buena oportunidad. Hicimos un ascenso muy lento. Subimos de 35.000 pies a 43.0000 pies en 14 horas y 14 minutos. Llegando a la Isla de Pascua llegamos al nivel de crucero definitivo que era de 43.000 pies, algo así como 13.000 metros. Fue todo algo gigantesco. Lo más gracioso es que la computadora, cuando tiraba la distancia total del vuelo nos tiró hasta 9999 millas,porque no estaba previsto que ese avión pudiera volar cinco cifras.”

(Continuaremos informando)

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies