29.5 C
Madrid
junio, sábado 22, 2024

Boeing hace pruebas experimentales con un fluido que imita al SAF

Estos planes se enmarcan dentro del objetivo europeo Fit For 55

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviación Digital, Sp. – La utilización del SAF, el combustible sostenible de aviación, es uno de los caminos hacia la descarbonización del sector. EASA afirma que el uso del SAF permite reducir el impacto medioambiental en una escala a corto y medio plazo, por lo que potencian su utilización en aeronaves ya existentes. Junto con el hidrógeno y demás medidas, se pretende convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro para 2050. El departamento científico de Boeing ha dado un paso más allá en el desarrollo del SAF y asegura poder contar con aviones propulsados al 100% por este combustible para 2030.

Uno de los principales problemas del SAF -obviando su elevado coste en comparación con las fuentes de energía fósiles- es que no se han demostrado del todo las implicaciones que tendría utilizar este combustible en los motores de la flota de la que ya se dispone. En este sentido, «los sistemas y materiales de nuestros aviones se diseñaron para el combustible convencional», explica J.P. Belieres, técnico de motores, propulsión y combustibles de Boeing. «Ahora que pasamos a combustibles más limpios y eficientes, que no tienen los compuestos aromáticos y heteroatómicos del combustible Jet A derivado del petróleo, tenemos que asegurarnos de que nuestros sistemas son compatibles«.

Para alcanzar el máximo exponente de seguridad, se deben hacer pruebas con cualquier cosa que pueda entrar en contacto con el combustible dentro del avión, como pueden ser imprimaciones, sellantes, acabados, metales, compuestos y juntas tóricas, por ejemplo.

Carissa Pajel, ingeniera de Boeing Research & Technology, parece haber dado con la solución a sus problemas. Dentro del laboratorio, la ingeniera, junto al equipo de Producto Integrado de Compatibilidad de Aviones SAF de Boeing, ha desarrollado con éxito un fluido de referencia para reactores (JRF) SAF, el primero de una serie de JRF que imitan la química y el comportamiento de los combustibles sintéticos. Dado que la composición química del SAF puede variar en función de la materia prima y el proceso de refinado, el equipo desarrolló los JRF para comprobar si el SAF interactúa con los materiales de los aviones de forma diferente a la del combustible convencional a base de petróleo. Pajel, por ejemplo, sumergió los sellantes en los JRF para ver cómo se comportan cuando se exponen al SAF durante determinados periodos y temperaturas.

Este fluido, por tanto, «se utiliza como referencia en para reactores que imitan la química y el comportamiento de los combustibles sintéticos, para que la industria pueda probar cómo interactúa el motor 100% alimentado a base de SAF con los materiales de los aviones». Puede servir también de ejemplo para el resto de fabricantes de SAF, ya que su descubrimiento el ensayo de diversos materiales que entran en contacto con SAF en el avión. Además, Boeing aprovechará para solicitar a sus proveedores que realicen una evaluación similar.

El objetivo de Boeing es conseguir que todos sus aviones comerciales puedan ser alimentados con SAF de aquí a 2030. Es por eso por lo que el equipo de investigación científica no para de trabajar para conseguir dicho objetivo. El SAF tiene el potencial de reducir las emisiones de carbono hasta en un 80% durante el ciclo de vida del combustible y posiblemente hasta en un 100% o más a medida que se exploren nuevas materias primas.

Sheila Remes, vicepresidenta de Sostenibilidad Medioambiental de Boeing, afirma: «Para llegar a cero emisiones netas en 2050, es necesario utilizar SAF. Y aunque el SAF es la respuesta, no es una respuesta fácil. Queda mucho trabajo por hacer para ampliar el SAF y garantizar que nuestros aviones sean totalmente compatibles con la utilización del 100%».

El descubrimiento del JRF asienta las bases para que Boeing se encuentre en condiciones de negociar con diferentes proveedores, fabricantes de motores y productores de SAF para llevar a cabo un trabajo conjunto. Mediante la colaboración, «se podrá reducir el impacto medioambiental de nuestra industria», declaró Mindy Miller, miembro técnico asociado de Desarrollo de Productos. «Es el verdadero espíritu de la sostenibilidad aeroespacial conjunta».

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos