(CAPITULO 2) INAER: Un Comité en desintegración “olvida” el despido de sus pilotos

0

Alicante, SP, 13 de diciembre de 2015.- Durante esta semana hemos podido asistir al insólito comportamiento del Comité de Empresa de INAER que a día de hoy no se sabe muy bien cúal es exactamente su composición, SEPLA es/era el sindicato mayoritario, seguido de 3 Delegados de CCOO,2 de UGT y 1 SLT (A). 13 son los miembros que lo componen. El único miembro de ese Comité, su Secretario General, perteneciente al sindicato SLT, ahora SLTA, logicamente se interesó por el despido de una compañera-piloto a raíz de su participación en las Jornadas profesionales de COPAC, como invitada y Responsable de Seguridad del Sindicato minoritario en el Comité, hace ya más de una semana. Lo insólito según algunas fuentes podría haber sido la respuesta de dicho Comité, en el que sin citar en ningún momento el posicionamiento por el despido, arremetería con el emergente sindicato nos señalan algunas fuentes, muy en la línea de lo actuado por la Patronal, con el despido de la trabajadora. El primer extraño embiste contra ese sindicato y la UTE adjudicataria HASA/Eural, lo dió un piloto desde Canarias por la adjudicación del GES, en cuyo Recurso los Tribunales señalaron el pasado viernes la manifiesta “mala fe” del operador al que defendía el piloto en nombre y representación del sindicato mayoritario de pilotos, incluso arremetiendo contra los rescatadores del servicio.

El piloto que hablaba en nombre de SEPLA en Canarias, pese a la feroz campaña emprendida a raíz de la pérdida del contrato del GES, no se posicionó ferozmente cuando una compañera era despedida aparentemente por unas declaraciones verbales y directas a un responsable de AESA, sobre unas cuestiones previamente notificadas meses antes por el conducto reglamentario según, a resultas de la cual fue despedida.

Resultaba realmente complicado en cualquier caso explicar ese posicionamiento del representante de un sindicato defendiendo a la Patronal explicitamente ante la pérdida de un Contrato Público al que ni tan siquiera se había presentado el operador, donde se garantizaba por el nuevo operador más de 22 empleos de pilotos, otros tantos rescatadores, y en general un 20% más de contrataciones. Tambien se echaba de menos un pronunciamiento tan claro sobre la preocupación por el aluvión de pérdidas de contratos de esta operadora, en Extremadura, o Asturias, por ejemplo, motivado por la presentación fuera de plazo, recientemente, según parece ser tambien en Murcia o Kosovo habría perdido facturación, o pendiente de un hilo en Aragón. Ni el piloto de Canarias, ni el Comité donde la representación mayoritaria está en manos del sindicato mayoritario de pilotos, están exigiendo tambien ferozmente explicaciones por esta gestión de los contratos públicos, que aparentemente están conduciendo a una situación potencialmente muy peligrosa para el conjunto de los trabajadores del operador. Pero en cualquier caso la responsabilidad de la gestión en una empresa es de la empresa y no de los trabajadores. Algo tan básico de entender que hace aún más incomprensible el que se pudiera pretender diluir dicha responsabilidad sobre los trabajadores. Es más, resulta incomprensible cómo el propio Comité de Empresa no cumple con su obligación de REPRESENTANDO A TODOS LOS TRABAJADORES, exigir explicaciones a quien tiene dicha responsabilidad y no dedicarse a los fuegos de artificios de señalar a otra organización sindical dando la impresión de que se pretende “culpar” de la situación a los trabajadores que por ejemplo cumplen con el rol de denunciar lo que les parece que está amenazando el básico derecho a trabajar dentro de lo que la Normativa marca, puesto que de lo contrario serían responsables por omisión e incurrirían en responsabilidades frente a la propia Ley.

Resulta inexplicable que la “carga de la culpa” de esa descomposición de la cuenta de resultados, con la pérdida o incertidumbre sobre numerosos contratos públicos, quiera establecerse aparentemente del lado del sindicato SLTA, como si fuera el propio gestor-operador en lugar de una organización sindical. Da la impresión, por tanto de que se podría estar poniendo la venda antes de la herida, puesto que aunque las espaldas de Babcock sean bastante anchas, la pérdida de estos contratos de decenas de millones de euros, podrían conducir a la necesidad, por ejemplo, de aplicar un ERE al conjunto de los trabajadores, nada menos que en el mayor operador de helicópteros del país, estando en manos suyas gran parte de los Servicios de Emergencia, Incendios, etc… y por lo tanto, afectando a un Servicio Público Básico, que ni el propio Gobierno en un caso extremo podría reconducir en caso de colapso puesto que el Estado se duda mucho que tenga la capacidad de asumir dichos servicios esenciales.

Al Comité de Empresa de INAER, que diez días después del despido de una trabajadora por aparentemente cumplir su obligación legal de notificar, quizás conviene recordarle que el Estatuto de los Trabajadores en su Art.63, señala en su punto 1.-“El Comité de Empresa es el organo representativo y colegiado DEL CONJUNTO DE LOS TRABAJADORES en la empresa o centro de trabajo para la defensa de sus intereses….” La cuestión de fondo es si el Comité, del que se desconoce cúales han sido las últimas dimisiones y su composición exacta a día de hoy, y por otra parte resulta chocante cuando menos, que todas las irregularidades las esté denunciando un sindicato minoritario en dicho Comité, en lugar de hacerlo dicho Comité.

Por otra parte está una cuestión de principios como es el compromiso de dimitir de sus miembros, tras la aprobación del Convenio Colectivo y la convocatoria de nuevas elecciones. Sólo la parte que se refiere al sindicato de Técnicos de Mantenimiento, ASETMA, y del personal de Administración, se ha llevado a cabo, lo que ha llevado, según algunas fuentes consultadas a la dimisión de otros miembros del Comité, sin saberse con precisión la actual composición de éste. Pero he aquí que hasta que no termine el mandato resulta muy complicado que se convoquen nuevas elecciones, a no ser que una Asamblea tal y como marca la Ley, lo vote de forma mayoritaria. Aquí tambien parece que hay intereses sindicales en ese futuro proceso, por encima de los intereses laborales del conjunto de los trabajadores. Incluso algunas fuentes nos señalan que la estrategia sería esa. Logica y posiblemente una Patronal no estaría disgustada con que un Comité que aparentemente tambien estaría más próximo a la Patronal que a algunos sindicatos se mantuviera como mayoritario. Esta es la conclusión que parece lógica.

Como inciso señalar que la denuncia por la defensa de los intereses de los TMAs que no deberían ir a bordo en operaciones de incendios en la flota KAMOV, habría sido el detonante del despido de la trabajadora. La “indefensión” de los Técnicos de Mantenimiento, habría sido canalizada por el sindicato SLTA, cuya trabajadora despedida era la Responsable de Seguridad, y por tanto tenía la obligación no sólo sindical, sino profesional, de denunciar algo que sabía podría estar contraviniendo la Normativa !desde hace décadas! quizás, y que con su notificación o denuncia pretendía exclusivamente se corrigiera.

En cualquier caso la situación de cascada de pérdidas de contratos en el mayor operador del país, y de una aparente desintegración de su Comité de Empresa debe estar preocupando seguramente al Gobierno, puesto que estos Servicios Públicos Básicos están en manos de un operador mayoritariamente, con lo que le puede resultar evidentemente muy complicado remontar una situación como la que se intuye está sucediendo, y garantizar que los servicios se sigan ofreciendo a los ciudadanos con la calidad exigida. Desde el Gobierno la idea evidentemente es que se trata de empresas privadas sobre las que no tendrían poder por aquello del libre mercado, pero tras lo sucedido con MAGRAMA este Verano, y los últimos acontecimientos todo esto huele evidentemente a descomposición, y esto preocupa…

Deja un comentario