11.8 C
Madrid
noviembre, martes 29, 2022

Carta de Rafael Sánchez-Lozano a los trabajadores de Iberia

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

rslEl consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, enviaba el pasado miércoles 29, una carta dirigida a los trabajadores de Iberia en general, que, a continuación reproducimos. En ella este gestor, que proviene del máximo accionista de la compañía, Bankia, que dirige R.Rato, continúa con la campaña de calentamiento de los colectivos que no pilotan aviones, para de esta manera conseguir el enfrentamiento entre colectivos (divide y vencerás). Este Sr. además, en su misiva, se muestra supuestamente como un "fino analista" de una situación, que según los trabajadores se ha provocado premeditada y alevosamente, con el vaciamiento de la compañía hacia el ERE inducido de la misma.


CARTA A LOS TRABAJADORES DE IBERIA
Madrid, 29 de febrero de 2012

Buenas tardes a todos.

Esta mañana hemos hecho públicos los resultados de IAG correspondientes a 2011, con un balance para el Grupo que, en general, es positivo, tanto por los resultados logrados como por la evolución de las sinergias de la fusión.

Los resultados individuales de Iberia, sin embargo, no son buenos. Nuestra compañía ha tenido unas pérdidas operativas de casi 100 millones de euros, y ello por tres razones principalmente, de sobra conocidas por todos vosotros: la grave situación de la economía española y europea; nuestra falta de competitividad en las rutas de corto y medio radio, donde competimos con aerolíneas mucho más eficientes que nosotros; y el incremento del precio del combustible. Las consecuencias de las huelgas convocadas por el Sepla, con un coste diario de 3 millones de euros, se verán sobre todo, -las estamos viendo ya- en las cuentas de 2012. De hecho, en solo los dos primeros meses del año ya acumulamos por esa causa un tercio de las pérdidas totales que tuvimos en todo 2011.

A los problemas anteriores, a la competencia del tren de alta velocidad y de las aerolíneas de bajo coste en las rutas nacionales y europeas, se suma una situación nueva que supone una amenaza en las rutas de largo radio, que no es otra que la competencia de las compañías originarias de distintos países América Latina. En los últimos años, estas han acometido procesos de mejora importantes, cuentan con una estructura de costes mucho mejor que la nuestra, acorde con el nivel de vida de sus países, y además están llevando a cabo procesos de fusión regionales que las está fortaleciendo y con los que están consiguiendo un tamaño importante. Es un factor que no podemos pasar por alto y que nos empuja con más fuerza a acometer las reformas necesarias, porque la principal fortaleza que tenemos en Iberia frente a ellas es nuestra red, la red transatlántica y la distribución en España y Europa.

Hoy, todos los beneficios que logramos en largo radio y en otros negocios y participadas, todos los esfuerzos de mejora de los ingresos o reducción de costes, resultan anulados por el corto y medio radio, que sigue siendo la herida sangrante de la compañía. Es evidente que una compañía no tiene futuro en esas condiciones, y esto lo sabemos todos los que trabajamos en Iberia.

Lo importante, y ese es el mensaje positivo que quiero hoy transmitir a todos vosotros, es que estamos poniendo en marcha las medidas necesarias para corregir esa situación, con el fin de preservar el futuro de Iberia y de todos sus empleados. Y para lograrlo es fundamental que todos nos sumemos a este propósito. El conflicto, la huelga, puede servir para el desahogo personal, pero no va a resolver ningún problema, sino todo lo contrario, lo empeora, y pone en un riesgo aún mayor el futuro de nuestra empresa. Estoy plenamente convencido de que vamos a darle la vuelta a la situación actual y solo espero que las medidas anunciadas y contempladas en nuestro plan estratégico sean suficientes y no tengamos que recurrir a decisiones drásticas o que pudieran resultar traumáticas.

El próximo 25 de marzo, con el inicio de los vuelos de Iberia Express, comenzaremos a resolver nuestro mayor problema, el de la falta de rentabilidad en las rutas más cortas. Con Iberia Express, podremos preservar nuestras rutas de corto y medio radio, crecer en nuevos destinos, y aportar tráfico a la red de largo radio de forma consistente y creciente. Que lo necesitamos.

Pero eso solo es una parte. En largo radio vamos a incorporar el mejor producto del mercado, tanto en turista como en Business, y necesitamos complementar ese cambio con una mejora del servicio también, de la que somos responsables cada uno de los que trabajamos en la compañía. En la T4 vamos a invertir dinero, tiempo, esfuerzo para convertirla en el hub que necesita nuestra compañía, para competir con las grandes aerolíneas de Europa, para ganar en puntualidad, en eficiencia y en servicio al cliente. Estamos trabajando también en un gran proyecto de cambio cultural y modernización y transformación de nuestra organización.

Estos son solo algunos ejemplos de los numerosos proyectos que tenemos en la compañía, en los que participáis directamente muchos de vosotros. Como comentaba en mi reciente carta en Iberiavión, "No nos paramos", ni podemos hacerlo.

Cuento con todos vosotros para seguir avanzando.

Rafael Sánchez-Lozano

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies