spot_img
2.7 C
Madrid
marzo, sábado 2, 2024

El incidente en el vuelo de Alaska Airlines despierta nuevas preocupaciones sobre la Seguridad

Boeing enfrenta un declive en el mercado de valores a raíz de los problemas ocurridos en pleno vuelo con uno de sus aviones 737 Max 9

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviación Digital, Sp.- El pasado 6 de enero, un avión Boeing 737 Max 9 de Alaska Airlines tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia después de que una sección del fuselaje (una puerta de servicio, también denominada «tapón» o plug driven), del tamaño aproximado de un refrigerador, se desprendiera poco después de despegar del aeropuerto de Portland, Oregón.

Este incidente, que ocurrió a una altitud de alrededor de 16,000 pies, vuelve a plantear preocupaciones sobre la seguridad de la familia de aeronaves 737 Max.

La causa del desprendimiento de esta «puerta» está bajo investigación por parte de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), y se sospecha que podría estar relacionada con el proceso de fabricación o la instalación de este elemento que forma parte de la estructura del avión. Informes preliminares indican de problemas con la presurización en vuelos anteriores pero aun no esta claro si existe algún tipo de relación.

Spirit AeroSystems en el punto de mira

Los recientes problemas enfrentados por Boeing con su modelo 737 MAX marcan el último episodio de una saga que se extiende a lo largo de dos décadas, dejando su reputación de excelencia en ingeniería de clase mundial manchada por errores estratégicos, de diseño y de calidad. La pregunta que surge es: ¿Cómo ha llegado Boeing a esta situación y por qué sigue enfrentando dificultades?

Aparte de las graves fallas y errores en el diseño, desarrollo y certificación del Boeing 737 MAX, reflejados en el informe del presidente del Comité de Transporte e Infraestructura de la Cámara, elaborado por Peter DeFazio y el presidente del Subcomité de Aviación, Rick Larsen, las miradas se centran en uno de los principales proveedores de Boeing, Spirit AeroSystems.

Spirit AeroSystems, fabrica diversas partes del fuselaje del Boeing 7373 MAX, incluyendo puertas, ventanas, mamparas y paneles de piso .

Diversos problemas de producción y calidad previos ya habían generado preocupaciones en la relación entre Spirit AeroSystems y Boeing en 2023, esto podría afectar no solo a Boeing sino también a la relación con Airbus.

Spirit AeroSystem, galardonada en 2018 por Airbus con el premio a la innovación, es también proveedor del fabricante europeo, proporcionándoles grandes estructuras para las familias de aviones A220, A320, A330, A350 XWB y A380.

Actualmente, tras el accidente de Alaska Airlines, Spirit AeroSystems está siendo investigado nuevamente por la NTSB, y la propia compañía ha informado a través de un comunicado que, «está trabajando estrechamente con Boeing desde el suceso del vuelo 1282 de Alaska Airlines el 5 de enero, y un equipo de Spirit está apoyando la investigación de la NTSB«.

La investigación de la NTSB continúa, y las aerolíneas han retirado temporalmente sus Boeing 737 Max 9 para inspecciones adicionales.

Continuas cancelaciones de los vuelos de Alaska y United Airlines

Mientras tanto, las cancelaciones persisten para Alaska Airlines y United Airlines, los principales operadores estadounidenses de la flota 737-9 MAX, tras el incidente del vuelo Alaska Airlines 1282.

Alaska ha decidido cancelar todos los vuelos de sus aviones 737-9 MAX hasta el sábado 13 de enero, afectando alrededor del 20% de su programación diaria, a la espera de la documentación necesaria de Boeing y la FAA para realizar las inspecciones correspondientes.

Mientras tanto, United Airlines, aunque no ha anunciado oficialmente la cancelación de vuelos, ha experimentado la cancelación de alrededor de 170 vuelos el pasado miércoles y tuvo más cancelaciones significativas el jueves.

Ambas aerolíneas han extendido sus exenciones de tasas, permitiendo a los pasajeros realizar cambios sin costos adicionales hasta el 15 de enero.

Alaska Airlines espera reanudar los vuelos de sus 737-9 MAX después de que reciba por parte de Boeing el Método Alternativo de Cumplimiento, que deberá ser aprobado y aceptado por la FAA, para llevar a cabo los procedimientos de inspección necesarios para asegurar el cumplimiento con la Directiva de Aeronavegabilidad.

Sin embargo, aún no hay una fecha precisa para el regreso de estos aviones a la operación, y la FAA determinará cuándo es seguro reanudar los vuelos.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos