24.4 C
Madrid
junio, domingo 4, 2023

Los jets privados contaminan lo mismo que 555.000 habitantes de la UE

Limitar su uso, implementar impuestos al queroseno o impulsar el hidrógeno verde son algunas de las propuestas que pretenden acabar con la emisión de gases contaminantes provenientes de los jets privados

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Alba Sanz/Aviación Digital, Sp.- La industria de la aviación se encuentra atravesando una auténtica revolución. Las cada vez más demandantes medidas adoptadas por el sector relacionadas con las aceleradas consecuencias del cambio climático han desembocado en que las principales industrias aeronáuticas, así como las compañías comerciales, hayan decidido unirse para acelerar la transición ecológica en la aviación con el fin de que esta sea cada vez más sostenible.

Aunque la aviación representa solamente un 2% de los gases contaminantes que se emiten a la atmósfera, las compañías aérea están llevando a cabo medidas que se ajusten al objetivo 55 del plan de la Unión Europea para la transición ecológica. En este contexto, la aviación se ha comprometido a alcanzar las cero emisiones netas para el año 2050, un objetivo que a pesar de ser ambicioso, es clave para reducir las emisiones en un 80%.

Una de las principales medidas que ya se han comenzado a adoptar es la implantación de los combustibles sostenibles (SAF) en los aviones. Aerolíneas como Iberia, Vueling, Ryanair o Wizz Air ya han protagonizado acuerdos con empresas como Cepsa o Repsol para el suministro de SAF.

Sin embargo, sus altos costes de producción siguen siendo una barrera para alcanzar las actuales cifras de vuelos diarios. En este sentido, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) cree que el SAF podría representar alrededor del 65% de la reducción de emisiones que actualmente necesita la aviación para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas en 2050. Aun así, señalan que se necesitaría «un aumento masivo de la producción para satisfacer la demanda».

A pesar de esta situación, el SAF se está erigiendo como una de las esperanzas clave para iniciar el liderazgo de la transición ecológica en el sector. Aun así, existe un tipo de aviación, como es la aviación ejecutiva o privada, que se ha llegado a tildar como «la más contaminante» y para la que todavía no existe ningún tipo de medida oficial.

España: cuarto país que más vuelos realiza en jets

De acuerdo con un estudio publicado recientemente por Greenpeace, el número de vuelos de jets privados en Europa aumentó un 64 % en 2022, hasta alcanzar los 572.806 vuelos anuales. Mientras la Unión Europa sigue decretando medidas en la lucha contra la emergencia climática, las emisiones de los aviones privados continúan aumentando. Así, el pasado año se duplicaron causando 3,3 millones de toneladas de CO2, lo que equivale a las emisiones anuales de CO2 de 555.000 habitantes medios de la Unión Europea.

Continuando con los datos publicados en el estudio, España ocupa el cuarto lugar en la lista de países de la UE con más vuelos realizados en jets privados el año pasado, con 45.633 vuelos, siendo el aeropuerto de la Palma el aeropuerto en España con más tráfico de aviación ejecutiva seguido por el de Ibiza. Además, las emisiones de CO2 han aumentado de 126.786 toneladas en 2021 a 243.851 toneladas en 2022.

Ante esta situación, países como Reino Unido o Francia, que actualmente es el país que cuenta con el mayor número de vuelos en avión privado de Europa, quieren limitar el uso de los jets privados.

Así, el ministro en funciones para la Transición Ecológica y la Cohesión Territorial, Clément Beaune, informó durante el pasado verano sobre la intención de regular la contaminación que generan este tipo de vuelos. Meses después Francia prohibía los vuelos de corta distancia siempre que se puedan sustituir por trayectos en tren y que estos se puedan hacer en menos de dos horas y media.

Cifras millonarias que acelerarían la descarbonización

Por otro lado, un informe publicado recientemente por la entidad internacional Transport &Environment, reitera en que los jets privados «consumen 10 veces más energía por pasajero que los vuelos comerciales y 50 veces más que los que viajan en tren».

Con estas cifras sobre la aviación privada, la entidad cree que se podrían recaudar cerca de 335 millones de euros y que podrían invertirse en «acelerar la descarbonización del sector». Asimismo, sugieren que los propietarios de los jets privados, que disponen de un patrimonio de 1.300 millones de euros, pueden ayudar de forma significativa a contribuir en la lucha contra la crisis climática.

Asimismo, para avanzar en esta descarbonización del sector aéreo proponen que para 2030 los únicos aviones autorizados para volar distancias cortas sean aviones eléctricos o que estén propulsados por hidrógeno verde, otra de las alternativas al queroseno que se está impulsando a pasos agigantados para su implementación.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies