22.5 C
Madrid
octubre, lunes 3, 2022

La NASA confía en Artemis: «Volveremos a la Luna»

El inicio de una nueva era en la exploración espacial se ha visto frenado al detectarse un problema técnico en los motores, que ha obligado a la Nasa a posponer el lanzamiento de la misión Artemis 1 hasta el próximo 2 de septiembre

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviaciondigital  Sp.Una constelación de emociones se han vivido en el famoso Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral y escenario de numerosas misiones del programa Apolo, pero esta vez por el aplazamiento, a pocas horas, del lanzamiento de Artemis 1.

El inicio de una nueva era en la exploración espacial se ha visto frenado al detectarse un problema técnico en los motores, que ha obligado a la NASA a posponer el lanzamiento de la misión Artemis 1, hasta el próximo 2 de septiembre, cuando nuevamente intentará que la humanidad reviva el sueño de volver a alcanzar la luna.

Todo estaba preparado para dar inicio a las nuevas, aunque complejas, misiones destinadas a allanar nuevamente el camino para el aterrizaje de la primera mujer y persona de color en el satélite terrestre, pero tras varias complicaciones registradas poco antes de la hora prevista, incluida una en uno de los motores del cohete, la NASA definitivamente ha optado por retrasar el lanzamiento. El próximo 2 de septiembre se abrirá la siguiente ventana, aunque por el momento, no es del todo seguro que se realice el lanzamiento.

Kamala Harris, vicepresidenta de EEUU, ha destacado que su compromiso hacia el programa Artemis se mantiene firme, y que pronto retornaremos a la Luna”. Palabras que nos traen a la memoria aquel caluroso 12 de septiembre de 1962, en plenos albores de la guerra fría, cuando la carrera espacial estaba en su máximo apogeo. En ese tiempo, EEUU, se encontraba en una notable desventaja pública ante la Unión Soviética, que para entonces ya había puesto en órbita el primer satélite artificial, el primer ser vivo (Laica) y el primer ser humano.

En este escenario tan hostil, un discurso hizo mella entre la conciencia de la población estadounidense y posteriormente en las de todo el mundo, el del presidente de los Estados Unidos John f. Kennedy, que dijo lo siguiente: “Hemos decidido ir a la Luna. Hemos decidido ir a la luna en esta década, y también afrontar los otros desafíos, no porque sean fáciles, sino porque son difíciles, porque esta meta servirá para organizar y medir lo mejor de nuestras energías y actitudes, porque es un desafío que estamos dispuestos a aceptar, que no estamos dispuestos a postponer”.  

Y ayer, 29 de agosto de 2022 todo empezaba de nuevo, haciendo posible lo imposible, pues otra vez el hombre está a punto de viajar a la luna en Artemis, y en la punta de ese maravilloso cohete, la capsula Orión, tendrá un maniquí como único tripulante, con un nombre absolutamente desconocido para todo el universo. Solo aquellos que fueron tripulantes de la misión Apolo 13 recordarán a este personaje como el más importante de sus vidas, puesto que en el asiento principal de la cápsula, el maniquí llamado «Comandante Campos«, viajará honrando la memoria de Arturo Campos, el ingeniero eléctrico de la Nasa, cuyo trabajo fue fundamental para traer de vuelta sanos y salvos, a los tripulantes de la nave Apolo 13 en su misión fallida a la luna.

“El lanzamiento y vuelo de Artemisa 1 será una prueba impresionante, y confirmará que Orión esta lista para llevar a los humanos de manera segura a la luna, y de regreso a casa” ha declarado, Mike Hawes, vicepresidente y constructor de la cápsula Orión, y director de programa de Lockheed Martin.

Orión es una cápsula peculiar en todos los sentidos, tras más de cincuenta años permitirá a los estadounidenses recuperar la capacidad de viajar al espacio sin depender de terceros, algo que perdieron con la cancelación del transbordador espacial. Sus orígenes se remontan al año 2000 y están vinculados con el proyecto Constelación, cuyo máximo objetivo era volver a pisar la luna antes del 2020, pero dicho proyecto fue cancelado, aunque se decidió mantener con vida la iniciativa de la nueva nave, que ha cambiado para convertirse en la pieza principal del programa Artemis.

La capsula Orión, cuya capacidad es de cuatro tripulantes, puede sobrevivir más allá de la órbita baja terrestre de forma independiente por 21 días, o hasta 6 meses, en caso de estar acoplada a una nave o estación. Su constructor, Lockheed Martin, ha llevado a cabo la fabricación de sus componentes en sus instalaciones de Nueva Orleans. Como dato curioso, la NASA decidió utilizar un sistema ablativo AVCOAT para su escudo térmico, para lo que se implementaron 186 bloques únicos de este material sobre un esqueleto de titanio y cubierto de fibra de carbono, que fuera capaz de soportar una temperatura de reingreso en la atmosfera terrestre de cinco mil grados Fahrenheit.

El módulo de servicio de esta capsula Orión, ha estado a cargo de la Agencia Espacial Europea ESA, que a su vez ha trabajado conjuntamente con Airbus, siendo su principal misión brindar propulsión, control térmico y energía eléctrica generada a través de cuatro paneles solares desplegables, y a su vez, proveer a Orión de agua, oxígeno y nitrógeno, hasta que el módulo de control donde están los tripulantes, se separe y reingrese a la tierra.

Cápsula Orión


Por lo tanto, Orión se consolida como pieza fundamental en el programa de la Nasa para llevar astronautas de nuevo a la luna en el año 2020-2025.

Muchos serán los que esperarán impacientes para revivir el regreso a la luna de un astronauta estadounidense, el cual posiblemente sea una mujer libre o un hombre de color, y no perteneciente a un país comunista. Otros muchos tendrán que volver a replantearse si el hombre fue realmente a la luna o meramente fue un montaje, un pensamiento que increíblemente, aún se da en la actualidad, y otros muchos, simplemente, se volverán a preguntar de nuevo para que ir a la luna, un lugar donde no hay nada… a sus ojos.

Para todos estos últimos, advertiros que el suelo lunar contiene un millón de toneladas de un isotopo del helio, el denominado Helio 3, o combustible del futuro, algo que sin duda nos ayudaría a resolver el mayor problema energético que tiene la humanidad. Un elemento cuya producción natural se da en las estrellas como el sol, debido a las reacciones de fusión nuclear entre los núcleos de hidrógeno, y que el viento solar hace que se diseminen por el espacio. Cuanto ese viento solar llega a la luna, al no tener atmosfera, el Helio 3 se deposita en la superficie.

Lamentablemente a la tierra nunca llega, debido a la propia atmósfera y el campo magnético terrestre que hacen de escudo protector. Como dato, convenientemente procesado, una tonelada de Helio 3 sería capaz de alimentar energéticamente a España por un año, sin ser peligroso ni radioactivo. Es por tanto un desafío asumible que ojalá se consiga en un futuro.

Puede que algún día resolvamos todos los desafíos que surgen de la extracción y procesado del Helio 3, mientras tanto, que mejor recomendación que durante la espera a que se abra de nuevo la ventana de las misiones espaciales como antaño, visionar la película Moon, cuyo director Duncan Jones, refleja el cometido y viabilidad comercial de este futuro e increíble combustible que proviene de las estrellas.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies