spot_img
spot_img
9.8 C
Madrid
abril, jueves 18, 2024

Se cumplen casi cuatro décadas del trágico accidente de Mexicana de Aviación

El legado del vuelo 940 de Mexicana de Aviación fue un punto de inflexión en la seguridad aérea mexicana

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Claudia Celestes / Aviación Digital, Sp.- Un fatídico 31 de marzo de 1986, ocurrió uno de los accidentes aéreos más devastadores en la historia de la aviación mexicana: el desastre del vuelo 940 de Mexicana de Aviación. Este vuelo comercial, que operaba la ruta Ciudad de México-Los Ángeles con escalas en Puerto Vallarta y Mazatlán, terminó en tragedia cuando el avión, un Boeing 727-200 con matrícula XA-MEM, se estrelló en la montaña El Carbón, cerca de Maravatío, Michoacán.

Historia del vuelo 940 de Mexicana de Aviación

El vuelo 940 de Mexicana de Aviación estaba pilotado por el experimentado capitán Carlos Guadarrama Sistos, con más de 15,000 horas de vuelo, acompañado por un primer oficial y un ingeniero de vuelo. A bordo viajaban 159 pasajeros y ocho miembros de la tripulación, incluida la esposa retirada del capitán, quien era una de las sobrecargos. El avión despegó del Aeropuerto Internacional Benito Juárez a las 8:50 a. m. con destino al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, pero nunca llegó a su destino final.

A los quince minutos del despegue y a una altitud de 29,440 pies, el avión experimentó una fuerte sacudida y pérdida de la estructura general del vuelo. El capitán declaró estado de emergencia y anunció su intención de regresar a la Ciudad de México. A pesar de los esfuerzos por encontrar un lugar seguro para aterrizar, el avión se estrelló en la montaña, partiéndose en dos y estallando en llamas. Los 167 pasajeros y miembros de la tripulación a bordo perdieron la vida instantáneamente.

En un principio, se atribuyó la responsabilidad del accidente a dos grupos terroristas del Medio Oriente, aunque posteriormente esta teoría fue descartada. Las investigaciones determinaron que la causa del accidente fue el sobrecalentamiento del conjunto de frenos número 1, lo que provocó daños en las líneas de combustible y el sistema hidráulico, desencadenando un incendio en vuelo. La explosión del neumático derecho del tren de aterrizaje principal, presumiblemente inflado con aire en lugar de nitrógeno, también contribuyó al accidente.

El accidente del vuelo 940 de Mexicana de Aviación dejó una profunda huella en la seguridad aérea mexicana. Después del incidente, se implementaron una serie de medidas de seguridad, incluida la instalación de tubos para redireccionar el aire hacia los pozos de freno, el uso exclusivo de nitrógeno para inflar las llantas y la incorporación de medidores de frenos en los aviones Boeing 727. Estas mejoras significativas han contribuido a garantizar la seguridad de los vuelos comerciales en México y en todo el mundo.

En cuanto a la aerolínea, Mexicana de Aviación ostentaba el título de ser la tercera más antigua del mundo, operó hasta 2010, año en el que cesó sus operaciones tras ser declarada en quiebra.

Casi 35 años después, el recuerdo del vuelo 940 de Mexicana de Aviación sigue siendo una dolorosa lección sobre la importancia de la seguridad en la aviación. A través de una investigación exhaustiva y la implementación de medidas preventivas, la industria aérea ha logrado avanzar hacia un futuro más seguro y confiable.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos